La luna morada de sangre

Juanjo Cáceres

Caía la noche en Pontevedra y los seres mágicos que habitan en los bosques de la provincia seguían con atención el resultado electoral. Las pocas criaturas sobrenaturales que tienen reconocido el voto en la comunidad han hecho una incansable campaña para promover el voto a favor del PACMA, pues lo consideran el único partido que defiende los intereses de los seres vivos no humanos. Conocido el escrutinio, la noche acaba en frustración, pero una sonrisa se esboza en el rostro de un joven duende, que comenta con sus iguales: “Bueno, al menos hemos sacado mejor resultados que PODEMOS”.

La historia había quedado sellada y ya no había vuelta atrás, aunque quizás se podía haber escrito de forma diferente. El pasado 23 de diciembre las direcciones gallegas de Sumar y Podemos anunciaban un acuerdo para concurrir conjuntamente a las elecciones gallegas. Un acuerdo que garantizaba recursos, el número uno para la formación morada en Orense y el número dos en la Coruña. Pero faltaba un último paso: el pacto acordado y defendido por el coordinador autonómico de Podemos, Borja Sanramón, y por la dirección de Sumar, tenía que ser refrendado por la militancia gallega podemita mediante votación electrónica. Sigue leyendo