Partido Revolucionario Institucional (P.R.I.)

Verónica Ugarte

“… un partido no puede ser al mismo tiempo revolucionario e institucional. Una revolución que se institucionaliza ya no es revolución. Una revolución es y ha sido en todos los tiempos y lugares un movimiento violento para transformar las estructuras …. es la sustitución de una clase en el poder por otra clase social..”. Jesús Silva Herzog, “Una vida en la vida de México”, 1972.

Veinte de noviembre de 1910. Porfirio Díaz, Dictador desde hace más de 30 años es informado del levantamiento armado que desde hacía meses se gestaba. Inicia la Revolución Mexicana.

El dos de julio de 2000, antes incluso de tener resultados oficiales, Ernesto Zedillo, entonces Presidente de México, informó al país que el nuevo Presidente sería Vicente Fox, candidato del Partido Acción Nacional (PAN). Setenta y un años de Priísmo morían en ese momento.

Después de más de diez de guerra fratricida, durante los que más de un sector de la población se alzó en armas contra el Porfiriato, la necesidad de unificar frentes e ideales era imperiosa. En la Revolución no participaron solo campesinos. También hacendados, y parte de uno de los más peligrosos y rebeldes flancos de poder que durante el siglo XIX no permitió gobiernos: el Ejército. Sigue leyendo