#12M una jornada de (NO) apoderado

Senyor G

Pues la verdad que es un lujo un domingo de votaciones y estar tranquilamente por casa. No tener que levantarse pronto para estar entre las 8 y las 9 dónde toca, en principio para verificar en uno o varios colegios electorales que no hay contratiempos contra la candidatura de uno en ese día. Al final las cosas siempre se van desarrollando con normalidad y uno acaba siendo una especie de funcionario durante del día para ayudar a conciudadanos que no conocen su colegio o que te preguntan por candidaturas o candidatos que no tienen que ver con uno, e incluso a veces ni con la jornada.

Desde que me afilié a Esquerra Unida no recuerdo la última vez que falté a mi cita a la credencial, quizás en algún momento después de 2010, después de nacer mi hijo, y no estoy seguro. En las últimas autonómicas estuve de vocal de mesa, las del 155 y el COVID; así que por imperativo legal vi la fiesta en el mismo sitio pero desde el otro lado de la mesa. A veces he ido más o menos convencido, pero he ido. Y también ha cambiado la mirada de las mesas, más proclive a dejarse ayudar cuando todavía vivía en l’Hospitalet que ahora en Sants; y creo que más conscientes antes que ahora de la importancia y del papel representado. Sigue leyendo