La patria de los políticos

Verónica Ugarte

De este lado del Atlántico…

Finalmente la Generalitat compró la Masia de Francesc Macià, “l’Avi” como se le recuerda en estas tierras. Figura central del Independentismo catalán, quien juega siempre y ahora mismo con más ganas, a vender su patria ilusa con tal de no ceder y ser responsables para que Salvador Illa sea el nuevo President.

La Masia está casi destrozada y tiene un valor cultural que no niego. Pero es inmoral seguir utilizando el pasado según convenga para dar pasos perdidos hacia una ruta desconocida. Ahora mismo el Govern en funciones dedicará 50.000 euros a las primeras obras de restauración. Esa cifra puede no parecer alta, pero si hablamos de oportunismo político, cualquier derrama que tenga como destino el fomentar el orgullo patrio no tiene cabida cuando nos estamos jugando la estabilidad política y económica desde hace ya más de diez años.

Cualquier nacionalismo empleado como odio hacia quien no comparte nuestras ideas inicia la ruta del desencuentro. Ya mismo los catalanes están más que hartos de la simple idea de volver a votar y de que Junts pretenda imponer su reina en Waterloo, pasando por encima de cualquier interés real y práctico de lo que es necesario realizar en Casa Nostra: tender puentes, arreglar diferencias, luchar por los servicios públicos donde se tienen competencias. Sigue leyendo

Pedofilia y abuso de poder en los altos círculos de Francia

Verónica Ugarte

Desde 1978 el cineasta de origen polaco Roman Polanski vive en Francia al huir de la justicia de EEUU por haber sido acusado de abuso a una menor de 13 años. En 2009 fue arrestado en Suiza y estuvo bajo arresto domiciliario por casi un año, hasta que finalmente, las autoridades suizas negaron la extradición.

Durante ese tiempo varias voces de apoyo firme incondicional se hicieron escuchar en Francia; una de ellas fue la de Frédéric Mitterrand quien afirmó rotundamente que el arresto al cineasta carecía de sentido puesto que había sido perdonado por la víctima. Un nuevo escándalo se había desatado.

En esos momentos Mitterrand era el Ministro de Cultura bajo el Gobierno de Nicolás Sarkozy. Sus palabras no pasaron desapercibidas y recibió ataques directos. Marine Le Pen le acusó de pedofilia y de haber sido cliente del turismo sexual en Tailandia, tal y como se reflejaba, según Le Pen, en unos de sus libros autobiográficos, “La mauvaise vie”, aparecido en 2005. Sigue leyendo

Asuntos privados que son públicos

Carlos Hidalgo

Este viernes el presidente de Argentina, Javier Milei, visitó España por segunda vez. Y por segunda vez, de manera privada, según los servicios diplomáticos de Argentina y de España. Sin embargo, Milei y sus partidarios en España, exigieron honores de jefe de Estado en visita oficial. Entre ellos, el ser recibido por el Rey, Felipe VI. Eso sí, sin visitar al Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al cual insultó profusamente antes de su visita y, por supuesto, durante la visita, siendo aplaudido por la audiencia congregada para él por Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, que le concedió una condecoración y concertó la visita sin contar para nada con el Ministerio de Exteriores, que es quien tiene las competencias exclusivas en política exterior, tal y como disponen la Constitución y la Ley de Acción Exterior.

Da la casualidad de que esa ley fue aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy para impedir que Cataluña mantuviera una diplomacia propia a través de DiploCat e, ironías de la vida, ha sido vulnerada por una presidenta regional obsesionada por el protagonismo y a la que no le importa robar el foco, no solo al Gobierno de España, sino al líder de su partido, que ni está, ni se le espera en todo este asunto. Sigue leyendo

Nostalgia de transparencia

Arthur Mulligan

El 21 de Julio de 1969, la civilización occidental alcanzó el apogeo de la prosperidad y de la audacia humana. Los hombres andaban sobre la Luna y la imaginación desencadenó sucesivos sueños acerca de la conquista del espacio, colonizando planetas para, tal vez, habitar otras galaxias, hasta que en 1986 la explosión del Challenger nos despertó a todos, terminando de algún modo con la esperanza de un progreso perpetuo que junto al mito de la frontera constituían el corazón de esa civilización.

Contrariamente a lo que piensan los medios impresionistas, el momento que vivimos tiene menos que ver con la guerra civil que con la decadencia de una sociedad rica y pacífica, pero agotada, deprimida y orientada a explosiones de violencia nihilista, una sociedad «víctima de su propio éxito».

Desde Silicon Valley prometiendo rupturas tecnológicas asombrosas que cambiarían nuestras vidas animando el crecimiento económico, hemos entrado en una era de límites económicos estructurales: peso demográfico de una sociedad envejecida y menos productiva, exceso de deuda, agotamiento de los progresos en materia de educación, problemas medioambientales aunque es verdad que (Internet) ha sido una revolución espectacular pero esencialmente virtual, y los progresos numéricos han ocupado más nuestros cerebros que cambiado nuestras vidas, menos en cualquier caso que la electricidad, el vapor, el ferrocarril, el agua corriente, las vacunas y el átomo. Sigue leyendo

Extrema y de mano dura

Senyor G

Hace 20 o 25 años, uno de los libros del momento era algo así como ETA nació en un seminario. No lo leí, pero cualquier día cae si me lo topo. No sé si el subtítulo o la portada debería haber aclarado que, sobre todo, ETA nació durante el Franquismo. Ahora además podríamos añadir que acabó durante esta democracia. A veces hay que decir obviedades, sobre todo a los que alardean de ciertas cosas: cuando la extrema derecha, o la derecha nacional, o como se quieran autodefinir o referenciar a día de hoy, gobernó, y además sin ningún tipo de cortapisas. fue cuando nació ETA. no el periodo constitucional.

Y no sólo ETA, al final del franquismo nacieron muchos más grupos armados, algunos poco conocidos quizás, y otros mucho más como GRAPO, FRAP o MIL. Y esto solo entre los que se reivindicaban de izquierdas. Si además añadimos hasta las primeras elecciones podemos encontrar ahí otros grupos siempre dispuestos a tirar contra obreros, feministas, periféricos y ateos, como los Guerrilleros de Cristo Rey. Sigue leyendo

Los Idus de Yolanda Díaz

Juanjo Cáceres

En las calles de Roma se fraguaba una traición. Puede que realmente alguien advirtiese a Julio Cesar de que debía guardarse de los idus de marzo, pero nada impidió que el dictador romano acabase entrando igualmente en el edificio del Senado, y con su magnicidio, también en la eternidad. La tradición romana nos legó una historia detallada de su asesinato, así como de sus motivaciones: Cesar, proclamado dictador vitalicio, coqueteaba cada vez más con la idea de erigirse en monarca, relegando al Senado a una mera cámara consultiva compuesta, principalmente, por aduladores.

España se parece mucho a la antigua Roma. Heredamos su idioma y le debemos una gran parte de nuestro acervo cultural, convirtiendo ciertos municipios en monumentales ciudades, que sin su herencia hubieran caído hace mucho en el mayor de los olvidos. Puede que todo ese legado no nos haya dejado solo el arte de regar los campos, sino también el de la traición. Puede que a Yolanda también la advirtieran del complot que se tramaba, pero no llegó a ser del todo consciente de la lógica del mismo. Los conspiradores hacía tiempo que hablaban entre ellos, pero no se atrevían a dar el paso, ni se sentían lo bastante fuertes, ya que una maquinación requiere de todos los elementos necesarios para prosperar.

Sigue leyendo

Aborto espontaneo versus aborto provocado

Verónica Ugarte

Hemos sido testigos de la reciente Cumbre del G7, de cuya declaración final ha sido eliminada cualquier referencia explícita al aborto, ya que, para la delegación italiana encabezada por Georgia Meloni, tocar el tema del aborto era una línea roja, algo que no estaba dispuesta a permitir.

Eliminar el aborto de la declaración le ha costado un enfrentamiento directo con el Presidente Macron, cuyo país aprobó en 1975 la Ley Veil donde se despenalizaba el aborto, y es el único país que consagra este derecho en su Constitución.

Ni el aborto es un juego político ni se debe aceptar el dogma católico donde se considera persona al momento que es concebida. De acuerdo con la Ciencia, estamos hablando de un feto al que se considera persona al momento de nacer. Sigue leyendo

¿Qué Europa nos espera?

Carlos Hidalgo

Con las recientes elecciones al Parlamento Europeo toca reconfigurar las instituciones europeas de acuerdo a lo que la voluntad popular de los países miembros ha expresado con sus votos. Todo el mundo parece coincidir en que, aunque la extrema derecha europea ha subido en representación, la gran coalición de socialdemócratas y populares europeos podrá reeditar sus acuerdos. Y puede que esta vez España pueda tener más influencia en la próxima Comisión Europea, que parece que va a volver a ser presidida por Ursula Von Der Leyen.

Sin embargo es preocupante que la influencia de la extrema derecha ya se deje notar en algunas cosas en las que Europa ha tenido que recular, como cesiones en temas agrícolas y medioambientales, que nos retrasarán un poco como ejemplo mundial de que el desarrollo económico y el medioambiente no están reñidos.

El decepcionante presidente de Colombia, Gustavo Petro, tuiteó que Europa estaba dejando de ser un faro de la democracia y que los avances de la ultraderecha se debían a que las políticas sociales europeas tenían “anestesiada” a la ciudadanía de la Unión. No diré el adjetivo que se me ocurre para Petro, pero sí que diré que su orgullo por ser un país sin estado de bienestar dice muy poco de él y de su acción de Gobierno. Sigue leyendo

Una de hurtos

Marc Alloza

Esta semana una conocida me comentó acerca de una conversación que había escuchado casualmente por la calle. Dos mujeres debatían sobre cuál de los comercios era más adecuado para ir a robar. Que si ahora en el Mercadona habían reforzado la seguridad, que si en La Sirena mejor si entraban las dos por separado. Incluso se pararon ante una tienda de ropa de barrio que a duras penas se mantiene, haciéndose señas sobre la idoneidad de probarlo allí. En sus perfiles de LinkedIn debe figurar ampliamente acreditada una dilatada experiencia en hurtos en comercios. Con competencias respaldadas por varios usuarios como orientación a objetivos y resultados, capacidad resolutiva o lío management.

Hace escasamente un mes, en una comida en un restaurante, le birlaron la cartera a un familiar. El caso tiene triste mérito, pues la tenía en un bolsillo interior de la chaqueta que se encontraba colgada en la silla en la que estaba sentado y justo enfrente de mí. A toro pasado dedujimos que fueron dos pseudo-clientes que se sentaron detrás nuestro y que tras enredar mirando la carta tomaron las de Villadiego sin consumir ni despedirse. A la altura de los postres los mensajitos del banco colmaban el móvil. Gritos sordos de un móvil que había quedado olvidado en un rincón de la mesa junto al mío. Dios no quiso que se los llevaran también o quizás los desecharon tras una rápida tasación visual con resultado de chatarra. Sigue leyendo

La tómbola que siempre toca

Julio Embid

El pasado domingo tuvieron lugar las elecciones al Parlamento Europeo y asistimos alucinados a un resultado inédito en España: dos listas diferentes de ultraderecha lograban representación. En España no había ocurrido antes. Miento, en Cataluña en las últimas elecciones autonómicas sí, con la entrada de Alliança Catalana en el Parlament. Ultraderecha amb tomaquet.

Resulta curioso que una campaña con pocos fondos (no había farolas ni autobuses con la cara de Alvise) como la de Se Acabó la Fiesta lograse 800.000 votos, pero su campo de batalla es otro: Telegram y los bulos, un bulardo detrás de otro. Por lo general cuando personas con dos dedos de frente me hablan de la Agenda 2030 (que en realidad no es sino un listado de buenas obras como la paz en el mundo o acabar con el hambre y reciclar aprobada por la ONU y todos los países), desconecto. Para la ultraderecha es la suma de todo lo que no les gusta y todo lo malo, incluyendo hacer la cama al levantarse por las mañanas, poner el ticket en la zona azul o levantar la tapa antes de mear. En Telegram y en Tiktok hay innumerables propagandistas diciendo que todo lo malo que te ocurre no es culpa tuya sino de la Agenda 2030, una suerte de Protocolos de Sion del siglo XXI, que han hecho que tu mujer, José Luis, te haya dejado, harta de que vinieras borracho a casa, porque el feminismo le ha lavado el cerebro, y ahora no tengas ropa limpia que ponerte porque no te apañas con la lavadora. Sigue leyendo