Feijóo respira… de momento

Carlos Hidalgo

Al final tenemos un CGPJ renovado. Los problemas de la pareja de Ayuso y su torpeza dando cobijo al circo de Milei han provocado que la presidenta madrileña esconda la cabeza debajo del ala el tiempo suficiente como para que el presidente de su partido, Alberto Núñez Feijóo, se sienta lo suficientemente fuerte como para dar luz verde a la renovación del gobierno de los jueces, con unas condiciones que son básicamente iguales a las que se habían acordado con el PSOE hace casi dos años y que luego no se llegaron a firmar por presiones del ecosistema político y mediático madrileño.

Esto no quiere decir que el expresidente gallego haya logrado vencer definitivamente a Ayuso y afianzado su liderazgo de manera permanente, pero le ha dado una pequeña victoria y un muy necesitado protagonismo tras demasiados meses de ir a remolque de las ocurrencias de la que fuera amiga personal y luego ejecutora de Pablo Casado, el antecesor de Feijóo al frente del PP.

Como el actual presidente del PP sigue sin sentirse seguro del todo, no puede abandonar una pose de dureza y la táctica de tierra quemada que empezó Casado y en el día en el que leéis estas líneas el PP ha comenzado una campaña titulada “la semana fantástica de la corrupción en el PSOE”, en la que sus portavoces más faltones, como el motivado Miguel Tellado o el desubicado Elias Bendodo intentan crear un ambiente parecido al de principios de los años 90, para ver si logran así ampliar su escasa ventaja frente al PSOE en las encuestas. Sigue leyendo