¿Quién pinta a los custodes?

Julio Embid

A muchos de ustedes les sonará de vista, por haberlo visto en algún escaparate o por algún familiar y otros tal vez no tengan ni idea, pero les voy a contar una pequeña historia que afecta a cientos de miles de frikazos como yo. Existe un juego de mesa de miniaturas llamado “Warhammer 40.000” donde cientos de miles de personas desde hace 40 años, mueven sus muñequitos con cinta métrica sobre mesas y tiran dados simulando batallas ficticias entre alienígenas, humanos y demonios en un supuesto año 40.000. Los jugadores de este juego de miniaturas, cuya edad promedio ha ido subiendo con los años (y ahora rondará los cuarenta) se dejan un dineral en este hobby, comprando sus miniaturas, pintándolas con detalle y llevándolas a tiendas y locales para echarse una partida. Y digo los jugadores, porque como dice un amigo mío profesor de instituto, en “Warhammer 40.000”, a diferencia del resto de juegos de mesa, hay la misma paridad femenina que en la caza del jabalí. La empresa británica que vende estas figuras se llama Games Workshop, cotiza en bolsa en Londres y cada año vende unos 300 millones de euros en miniaturas de plástico, así que poca broma con el frikismo que genera muchos puestos de trabajo. Además, cada año esta empresa produce series de dibujos, revistas y novelas que acompañan a las historias de los personajes que representan las miniaturas. El año que viene darán el salto a la gran pantalla, pues Amazon Prime ha comprado los derechos de esta franquicia por una morterada para sacar una serie protagonizada por el actor Henry Cavill en 2025.

Pues bien, esta semana Games Workshop ha anunciado que va a sacar a la venta miniaturas de Custodes (los guardaespaldas del Emperador, la élite de la élite en este universo) con cabeza de mujer, ya que existen las Custodias femeninas, y el facherío digital ha estallado en llamas ante semejante afrenta. En redes sociales, numerosos youtubers, instagramers y creadores de contenido a la derecha del padre, han decidido quejarse de que una empresa de muñecos que factura cientos de millones de euros quiera vender más muñecos y si es posible que el público femenino pueda acercarse a comprar alguno de los mismos. Y sin embargo, para el usuario @blasdelezo1000284 esto es un nuevo triunfo intolerable de la dictadura woke de la agenda 2030 y el feminazismo y por eso hay que boicotear a la empresa que comercializa el juguete de sus amores.

El mundo actual, donde cualquiera tiene la capacidad de soltar sus quejas de manera anónima a todo el planeta y encontrar un alma afín a kilómetros de distancia, permite organizar minorías que mediante el ruido pretenden imponer sus perspectivas. Sin embargo en este caso, la compra de un producto, no te convierte en propietario de su producción sino en cliente. Cuando compras un muñeco, tienes derecho a pintar y conservar ese muñeco, no a imponer tu criterio retrógrado a la empresa que los fabrica, José Miguel. A mí, aunque moleste a José Miguel, me resulta indiferente que haya cabezas de mujer disponibles en los cuerpos de los Custodes porque ESTAMOS HABLANDO DE MUÑECOS DE PLÁSTICO de tres centímetros de alto. Y tienen el valor que tienen. Pero para los cientos de miles de personas que juegan cada fin de semana con ellos, espero que el respeto a los demás se imponga sobre los criterios de una minoría que quiere que cada vez haya menos ámbitos donde hombres y mujeres puedan libremente pasar un buen rato. Que para eso están los juegos de mesa.

Un comentario en «¿Quién pinta a los custodes?»

  1. Me deja literalmente sin palabras , como ante un evento esotérico e inesperado durante un funeral en el que soy incapaz de reaccionar.

    Trato de imaginar las ofensas provenientes de algún sector entre los numerosos jugadores de ajedrez que propugnen reducir la talla de la reina manteniendo su poder o igualar su valor existencial sin alterar las reglas de juego.

    Y comprendo el malestar de la Iglesia ante la herejía , el abandono del latín cosmopolita en la Santa Misa , y los disturbios entre Montescos y Capuletos por el abandono del odio y los venenos.

    El fair play es lo primero entre caballeros y justo por eso me molesta el VAR que fiscaliza al conjunto arbitral.

    Me parece intolerable modificar la cabeza de la Medusa por la del Minotauro en la Odisea y viceversa.

    Es imposible que este de acuerdo con usted en esta ocasión porque me parece un acto bárbaro cortar cabezas de mujer para incorporar a los terribles Custodes que bastante tienen con lo suyo.

Deja una respuesta