La tómbola que siempre toca

Julio Embid

El pasado domingo tuvieron lugar las elecciones al Parlamento Europeo y asistimos alucinados a un resultado inédito en España: dos listas diferentes de ultraderecha lograban representación. En España no había ocurrido antes. Miento, en Cataluña en las últimas elecciones autonómicas sí, con la entrada de Alliança Catalana en el Parlament. Ultraderecha amb tomaquet.

Resulta curioso que una campaña con pocos fondos (no había farolas ni autobuses con la cara de Alvise) como la de Se Acabó la Fiesta lograse 800.000 votos, pero su campo de batalla es otro: Telegram y los bulos, un bulardo detrás de otro. Por lo general cuando personas con dos dedos de frente me hablan de la Agenda 2030 (que en realidad no es sino un listado de buenas obras como la paz en el mundo o acabar con el hambre y reciclar aprobada por la ONU y todos los países), desconecto. Para la ultraderecha es la suma de todo lo que no les gusta y todo lo malo, incluyendo hacer la cama al levantarse por las mañanas, poner el ticket en la zona azul o levantar la tapa antes de mear. En Telegram y en Tiktok hay innumerables propagandistas diciendo que todo lo malo que te ocurre no es culpa tuya sino de la Agenda 2030, una suerte de Protocolos de Sion del siglo XXI, que han hecho que tu mujer, José Luis, te haya dejado, harta de que vinieras borracho a casa, porque el feminismo le ha lavado el cerebro, y ahora no tengas ropa limpia que ponerte porque no te apañas con la lavadora.

El fenómeno de Alvise no es nuevo. Ya fue eurodiputado hace treinta años Ruiz Mateos que ofrecía pagarés de su holding Nueva Rumasa a porcentajes absurdos vestido de Supermán y gritando: Que te pego leche. O Jesús Gil y su partido el GIL (Grupo Independiente Liberal) que controló la Costa del Sol durante la década de los noventa. He sido un interventor o apoderado en Aluche un millón de veces en distintas elecciones y nunca me han pagado nada, salvo un bocadillo, una naranja y una lata de refresco. Aún se acuerda la gente cuando en las elecciones generales del año 2000, se llenó de interventores y apoderados del GIL a razón de 5000 pesetas, mil duros, 30 euros para cada uno. En mano, contante y sonante. Y cómo dijo el responsable de aquel reparto: ¡Y si ganamos, aún habrá más! La voz del pueblo decía su eslogan.

Porque para algunos es mejor la ayuda directa, contante y sonante, y poder disfrutar de ella ese mismo día. Decía esta semana el Primer Ministro del Reino Unido que sería mejor si todo el dinero lo pudiera gestionar cada ciudadano. Prueba tú a construirte una máquina de radioterapia en tu casa o a hacer el puente que cruza el río que pasa por delante, o a hacer un laboratorio de universidad para desarrollar una vacuna. Si vivimos en sociedad y hemos llegado a una esperanza de vida de casi ochenta años es porque hay impuestos. Ni más ni menos.

Entonces ¿Cuál es la diferencia principal entre Vox y Alvise si en gran parte de las cosas (xenofobia, machismo, antivacunas, anti-impuestos) opinan lo mismo y el segundo estuvo siempre en la órbita y en la nómina del primero? Pues la tómbola que siempre toca, “si salgo elegido sortearé ante notario mi sueldo de eurodiputado entre nuestros votantes” dijo un día Alvise valiente en su cuenta de Telegram. ¿Qué puedes perder? Si cumple fenomenal, y si no cumple, todos los políticos son iguales y todos mienten y a votar a otro. Porque como dijo el responsable del GIL hace 24 años en Aluche: ¡Y si ganamos, aún habrá más! En mano contante y sonante, que, si yo no tengo cáncer, ¿para qué quiero que haya un aparato de radioterapia en mi ciudad?

Un comentario en «La tómbola que siempre toca»

  1. Buenos días Julio Embid ,caballeros callejeros,cabelleras al viento,sin coletas y a lo loco ,buscadores de bulos varios y algún que otro «loquedigoyovaamisa»…jeje.
    Gracias por el artículo.
    Ya lo dije en las anteriores elecciones autonómicas y municipales.
    El votante del Whassap es muy peligroso.
    En estas elecciones Europeas ,no cabe duda de que el listón ha subido o mejor dicho ha bajado hasta las cavernas.
    El votante de Instagram es más que un peligro.
    Aunque no creo que de los 800.000 votantes conseguidos por Alvise,le hayan votado por lo que haya dicho ni por su programa electoral,muchos lo han votado por «El titulo de la Portada» que venia en su papeleta,..pero que le vamos a hacer.
    En mi.mesa electoral hubo tres votos en blanco y ninguno de ellos voto a la candidatura de «Escaños en blanco.».
    En fin.
    Las elecciones Europeas señoras,ñores,ya pasó y cada uno está en el sitio que se ha ganado.
    Y vayamos al grano.
    El PP y VOX deberían de votar a favor de La candidatura de Salvador ILLA para ser president de la Generalitat.
    Ahí lo dejo…JA JAJA…que nervios.

Deja una respuesta