La luna morada de sangre

Juanjo Cáceres

Caía la noche en Pontevedra y los seres mágicos que habitan en los bosques de la provincia seguían con atención el resultado electoral. Las pocas criaturas sobrenaturales que tienen reconocido el voto en la comunidad han hecho una incansable campaña para promover el voto a favor del PACMA, pues lo consideran el único partido que defiende los intereses de los seres vivos no humanos. Conocido el escrutinio, la noche acaba en frustración, pero una sonrisa se esboza en el rostro de un joven duende, que comenta con sus iguales: “Bueno, al menos hemos sacado mejor resultados que PODEMOS”.

La historia había quedado sellada y ya no había vuelta atrás, aunque quizás se podía haber escrito de forma diferente. El pasado 23 de diciembre las direcciones gallegas de Sumar y Podemos anunciaban un acuerdo para concurrir conjuntamente a las elecciones gallegas. Un acuerdo que garantizaba recursos, el número uno para la formación morada en Orense y el número dos en la Coruña. Pero faltaba un último paso: el pacto acordado y defendido por el coordinador autonómico de Podemos, Borja Sanramón, y por la dirección de Sumar, tenía que ser refrendado por la militancia gallega podemita mediante votación electrónica. Sigue leyendo

La vida sigue igual

Carlos Hidalgo

El PP ha ganado las elecciones gallegas. El BNG sube a costa de un PSdeG que resucitó de manera un tanto forzada a Gómez Besteiro. Podemos y Sumar se aniquilan mutuamente y el partido-empresa del alcalde de Ourense, Pérez-Jácome ha logrado colocar al exteclista de un grupo musical en el Parlamento de Galicia.

Vox se queda también a las puertas, e imagino que en la sede de la calle Bambú les fastidiará que un partido dirigido por una personalidad de una televisión local sea capaz de conseguir un escaño y ellos no.

Los que esperaban que una eventual pérdida de la Xunta por parte del PP sirviera para cuestionar el liderazgo de Feijóo, tendrán que seguir esperando su turno mientras siguen maquinando en la Puerta del Sol y en sus redacciones afines. Sigue leyendo

Procusto

Arthur Mulligan

I – Procusto era un personaje de la mitología griega que ofrecía posada a los viajeros, a quienes obligaba a acostarse en una cama de hierro, donde, si eran más largos que la cama, les cortaba la parte sobrante de las piernas, y si eran más pequeños, los estiraba, descoyuntándolos.

Las personas que padecen este síndrome desprecian a quien sobresale y en las organizaciones no ayudan a optimizar los equipos de trabajo rebajando sus resultados, ya que, entre otras cosas, no dejan realizar las tareas a quienes las hacen mejor que ellos.

La izquierda española es así, ha terminado así, patológicamente con una autoestima muy baja.

Víctima de una masiva transferencia de sacralidad olvida que su misión, si misión tiene, es gobernar para todos desde las instituciones comunes y no trasformar un mundo que le queda muy grande o muy complejo desde teorías fracasadas – en el peor de los casos – o sin pagar los tributos necesarios al principio de realidad mediante la formación en saberes especializados. Sigue leyendo

Gallegas

Senyor G

La verdad es que se ha ido hablando de temas realmente de enjundia últimamente en Debate Callejero. De crisis importantes de la forma en la que construimos nuestra sociedad, o mejor dicho nuestras sociedades con los problemas ecológicos y sociales que nos esperan a la vuelta de la esquina. En ese medio natural y social es donde vivimos, es nuestro suelo y nuestro aire.

Posiblemente alguno de esos problemas, de cómo está cambiando el clima, y por lo tanto el paisaje y nuestro acceso al agua sería tema muy importante ahora mismo en unas catalanas. Pero como tantas cosas los buenos resultados en algo de hoy, depende de lo que votamos o hicimos hace veinte años. Ahora vivimos de aquella desaladora que hizo el tripartito en la Generalitat y en concreto del ahora parece solo recordado con la broma que hizo sobre ir a ver a la virgen de Monserrat conseller Francesc Baltasar. Como en el futuro viviremos de muchas de las acciones del ayuntamiento de Colau y los Comuns. Y no sé si la promesa de la fecha en la que Catalunya será independiente de la lluvia es un anuncio que deba tranquilizarme. Sigue leyendo

La izquierda y el Islam político

LBNL

Con la Revolución Francesa, la izquierda – de ahí viene el término, al sentarse los representantes jacobinos en la bancada de la izquierda – consiguió la separación Iglesia-Estado, cuyo corolario es la libertad de culto. La religión abandonó los despachos oficiales y pasó a ser un asunto privado, si bien es cierto que ese desiderátum se cumple solo parcialmente en según qué países, incluida España donde es todavía posible ver crucifijos en salones oficiales y juramentos de cargos sobre la Biblia, por no hablar de colegios concertados católicos, es decir colegios religiosos subvencionados por el Estado. Una vez le pregunté a un experto en educación de izquierdas por qué el PSOE no acababa con la educación concertada y me explicó que saldría carísimo. Ignoro si hay algún colegio concertado judío, musulmán o protestante en España pero asumo – espero – que sería posible que lo hubiera y que si no lo hay es por falta de demanda. Tampoco me parece grave el Concordato Vaticano por el que, por ejemplo, las bodas católicas tienen validez civil: cada vez se casa menos gente y los casados por el rito católico pueden divorciarse en iguales condiciones a los demás. Podemos permitirnos estas concesiones a la iglesia católica porque hace tiempo que hemos derrotado – sí, derrotado – sus impulsos totalitaristas y además, está a la defensiva por su largo historial de abusos sexuales a menores o incluso robo de hijos de madres solteras. Ni siquiera parece tener ninguna capacidad real de incidir en el debate socio-político sobre el aborto, cuestión peliaguda para todos, en el que hemos ido llegando a consensos, siempre opuestos por la Iglesia, pero mantenidos y mejorados en los últimos años, incluso cuando gobierna la derecha.

La libertad de culto se extiende, obviamente, a cualquier otra religión. Lo cual no es tan sencillo de materializar como debiera, como demostró la lucha del Estado en España contra la secta de la Cienciología. ¿Qué diferencia a una religión de una secta? Pues eso, cualquiera que quiera fundar su propia religión puede hacerlo y convertirse en flautista de una legión de embaucados si consigue convencerlos. Y ahí tenemos a los evangélicos, los testigos y qué se yo. Pero son pocos y no pretenden cambiar el sistema si bien en algunos sitios – EE.UU., América Latina – tienen a veces una fuerza electoral considerable. Sigue leyendo

Desigualdades criminales

David Rodríguez

El pasado mes de enero, la organización Intermón Oxfam publicaba un informe titulado “Desigualdad, S.A.”, en el que denuncia como una enorme concentración de poder empresarial y monopolístico está exacerbando la desigualdad en la economía mundial. La salida a la luz del documento coincidía con la cumbre anual de Davos, en la que se reúnen numerosos líderes empresariales y políticos para analizar los problemas más urgentes que afectan a nuestro mundo.

Las cifras que aparecen en el informe de Oxfam deberían ser de obligado conocimiento en todas las escuelas y universidades, y de apremiante difusión en todas las portadas de los medios de comunicación. Repasemos algunos de los datos más escalofriantes que nos proporciona este reporte, cuya integridad puede consultarse en el siguiente enlace: https://www.oxfam.org/es/informes/desigualdad-sa Sigue leyendo

El agua que nos deja

Juanjo Cáceres

A lo largo de las últimas semanas, los efectos de la sequía han puesto en alerta al conjunto de la ciudadanía catalana, pues no solo dos centenares de municipios han pasado a estado de alerta y las restricciones en el uso del agua van en aumento, sino que las condiciones de uso aguardan un mayor endurecimiento y se habla abiertamente de la posibilidad de que otras comunidades autónomas envíen barcos en auxilio de las maltrechas existencias catalanas.

No obstante, las dubitativas medidas implementadas por la Generalitat, la lentitud en aplicarlas o los debates que viven las instituciones sobre si autorizar o no el llenado de piscinas el próximo verano, no son más que el eco de una sociedad que nunca se ha tomado demasiado en serio las amenazas climáticas ni la gestión de los recursos esenciales.

Hay quien pensará que si en los relatos políticos el agua se considera un recurso esencial y se habla de ella como si fuera un tesoro, ¿qué modelo de gestión y de país existe detrás de todo ese discurso? De entrada, un modelo agropecuario de carácter intensivo, que ha hecho del regadío el modelo absolutamente hegemónico de producción y que no ha escatimado esfuerzos para presionar recursos de todo tipo mediante la producción masiva de cabezas de ganado que luego se distribuyen por el ancho mundo. Sigue leyendo

Seguridad para todos

Carlos Hidalgo

Cuando gobernaba Tony Blair tuve la oportunidad de poder entrevistar a uno de sus asesores. En ese momento le pregunté por una medida que estaban estudiando, que era poner más cámaras y facilitar canales de denuncia en algunos de los barrios más humildes de Gran Bretaña. Desde mi punto de vista, esa medida era un atentado contra los derechos de las personas más humildes. El asesor me respondió que entendía mi punto de vista, pero que pensara que las personas con menos recursos tienen tanto derecho a la seguridad como las demás y que ofrecerles entornos seguros significa poder darles más oportunidades. Y añadió, para enfatizar su postura, si yo consideraba de izquierdas el dejar que la seguridad solo fuera accesible para los más ricos. Y aunque el argumento no me convenció para ese caso en concreto, sí que me hizo pensar mucho acerca de ello.

¿Es posible que los programas de izquierda subestimen la importancia de la seguridad y de la limpieza de los barrios obreros? Hay estudios que indican que un esfuerzo adicional de limpieza en esos barrios provoca un descenso en los niveles de delincuencia y de vandalismo. Y las estadísticas también muestran que los pobres son más susceptibles de sufrir delitos que los ricos. Sigue leyendo

Sombras de nihilismo y destrucción

Arthur Mulligan 

 

Dejamos atrás el 2023 pero no los sombríos augurios cubiertos con las vestimentas galácticas de las parejas presentadoras de televisión. Nadie puede sentirse satisfecho con los intentos continuados para la demolición de las bases políticas de nuestro Estado en la que se superponen las crisis y sus bases económicas, sociales y de representación en medio de una formidable transformación digital en los medios de producción. Inquietud e incertidumbre que resume la desconfianza en las ideologías que nos han acompañado hasta aquí y cuyo reflejo en los medios – inmersos en un ciclo transformador poco virtuoso – vive en continuo stress.

 

Empecemos por lo inmediato, la segunda derrota importante de un gobierno que sangra por las heridas de su debilidad, que no solo es numérica sino conceptual. La estadística de las opiniones bien informadas y de especialistas en derecho constitucional expresan claramente la inconstitucionalidad de una amnistía negociada con sus beneficiarios para suplir las carencias del PSOE en la formación de gobierno. El problema surge, precisamente, del hecho de que no haya en la Constitución referencia explícita a la amnistía, como sí la hay respecto al indulto. Sigue leyendo

Pablo Iglesias y la madre de Ramón Mercader

José Manuel Rúa

Como historiador resulta evidente que Pablo Iglesias pasará a formar parte de los libros de Historia, sean estos en papel o en formato digital. Si Pablo Iglesias y Albert Rivera quedarán identificados para la posteridad como los líderes que enterraron el bipartidismo en la segunda década del siglo XXI, no cabe duda que el apartado biográfico dedicado a Pablo Iglesias será mucho más extenso. No en balde la entrada de Pablo Iglesias en el gobierno de España, como vicepresidente segundo en enero de 2020, supone un hito en la historia política de este país: por primera vez desde la Guerra Civil una opción política a la izquierda del PSOE se convierte en fuerza de gobierno.

Tampoco descubrimos nada nuevo si señalamos que el partido político que él mismo fundó y lideró, Podemos, representó la mayor impugnación, desde una perspectiva democrática, del modelo político y social surgido tras la aprobación de la constitución de 1978. Su partido tomó el relevo institucional del Movimiento 15-M, que en 2011 había canalizado en un sentido progresista la indignación de amplias capas de la población en una coyuntura que sumaba diferentes tipos de crisis (económica por las consecuencias de la gran recesión, generacional ante la falta de expectativas laborales, de legitimidad política por cansancio de un bipartidismo cercado por los casos de corrupción…). Sigue leyendo