El del 24-F: el pactó del que había que sentirse orgullosos

Senyor G

Cómo decíamos hace un par de semanas en este mismo espacio cuando nos explicaban la resolución de golpe de estado se destacaba que se decidió sólo a castigar a los líderes militares del golpe y a un solo civil. De hecho se daba por sentado que la trama civil del 23-F nunca fue desarticulada y el mismo ministro de Defensa del momento se enorgullecía de no haber aplicado el Código Militar a rajatabla. Si no era una amnistía parcial tenía efectos bastante parecidos y no se recuerda la oposición de las asociaciones de diferentes ámbitos y sectores del derecho en su contra.

En su interesante comentario Juanjo Cáceres, nos apuntaba que “Sí que cabe reseñar que la exculpación de suboficiales y demás se encuentra estrechamente relacionada con el pacto del capó del 24F, que facilitó la salida del hemiciclo de los Diputados retenidos. Hay una interesante mini historia ahí…” Así que volví al “Diez años sin Franco. DESATADO y bien desatado” que El Periódico de Catalunya publicó en 1985 y en el que cuando escribía el artículo vi en diagonal el famoso Pacto del Capó:

«Condiciones: Salir la columna de la DAC y los últimos y por la zona donde apuntan los vehículos (no San Jerónimo). En columna motorizada y se entregará en El Pardo. – No responsabilidades de teniente para abajo. Lo último, suboficial. Ningún fotógrafo. – Itinerario despejado y dos motoristas conduciendo. – Teniente coronel Tejero Molina. – Quiere que venga general Armada Comyn. – Suboficiales y guardias, sin responsabilidad. – Algún oficial pide salir al extranjero. – Responsable: el teniente coronel Tejero. – Salir en coche y entregarse en la Dirección General de la Guardia Civil. – Los oficiales que se sancionen será en prisiones militares. – Firma ilegible. – Capitán de navío Camilo Menéndez Vives, las mismas condiciones que el teniente coronel Tejero, pero en el Ministerio de Marina.«

El subrayado es mío. El famoso ruido de sables, fue bastante más efectivo que otras técnicas de negociación y metafóricamente imbatibles.

Además de los “no responsabilidades” en libro nos dice “Hacía las 10.40 de la mañana, los generales Aramburu, Armada y Serrano Valls volvieron al Congreso y comunicaron a Tejero y Pardo que las condiciones habían sido aceptadas por el Rey.” El subrayado vuelve a ser mío.

A mí no me deja de sorprender visto todo en conjunto: el Rey pactó la no responsabilidad de teniente para abajo en el golpe de estado, el de verdad, el de 23 de febrero de 1981. Ni votación en el parlamento ni similar. Pim, pam, pum.

No sé si ese pacto del capó fue constitucional ni si eso fue o no una amnistía parcial, no lo sé pero tengo mi opinión. Sería interesante cotejar con los manifiestos de asociaciones de jueces, abogados del estado y otros doctos profesores de esa iglesia.

Los deberes anteriores

Ya empezamos con los deberes que nos pusimos y vimos el primer capítulo de La Transición con el Senyoret_U. A él le sorprendió que hablasen tan tranquilos ex ministros de Franco en democracia y no estuviesen en la cárcel. Ya intenté explicarle un poco como fue la cosa, y mi padre también sobre la amnistía aquella y la transición, pero sin explayarnos. A mí me sorprendió el paisanaje que aparecía delante de los reporteros después de la explosión que mata a Carrero, visto con distancia hay cosas que parecen chistes como el señor enseñando el pijama o la baca desaparecida del coche del señor que había ido a ver su hijo que trabajaba en una sucursal de banco.

6 comentarios en “El del 24-F: el pactó del que había que sentirse orgullosos

  1. Presumo que el Senyor G o no había nacido o era muy pequeño cuando el asalto al Congreso y necesita de fuentes, incluso paternas, para revivir lo que se entiende como solución a la situación creada. Yo le puedo ampliar con mis propias vivencias del momento. Yo tenía entonces treinta y siete años y entendiendo que había que reaccionar como población civil a las dos o tres horas del asalto fuí a manifestarme en contra del golpe a ka Plaza de España de Sevilla, entonces sede del Gobierno Militar en Andalucia, pensando que seríamos miles los manifestantes. Pues no, no había nadie. Estaba yo solo. Hoy se manifiestan miles por cosas, entre otras contra la Amnistía que se está negociando.
    En fin, no comparemos, que hay bastantes diferencias con respecto a la época a las que nos retrotrae el articulista.

  2. La solución que se adoptó en ese momento fué la mejor posible. Gracias al Rey y a la casa Domeq, según se dice, ya que el general Merry que en Sevilla tenía que haber salido, como hizo Milans de Bosh en Valencia, estaba como una cuba , ya que se había tomado dos botellas de Fino la Ina.
    La solución que se está tramitando ahora es un disparate.

  3. Buenas, yo nací los primeros días de octubre del 1975, para lo bueno y para lo malo. Muchas gracias por sus comentarios. Lo de la intervención de la casa Domecq no lo había escuchado, lo del alcohol y muchas decisiones políticas de aquellos momentos daría para mucho, si puede ver el documental sobre Ruiz-Mateos en RTVE Play descubrirá como las copas ayudaron a la indiscreción de Boyer.

    Yo ya entiendo que las decisiones en el momento fueron las que fueron, como ahora se hace lo que se puede. No es su caso, que nunca se pone tremendista al menos en los comentarios por aquí, pero que ahora parece que fue la Constitución la que nació Inmaculada en su Concepción. Bendita si quieren pero no sé si ese pacto se ajusta a derecho.

  4. Ostras ha desaparecido el trozo. En él se habla del apoyo de Fraga a Bandrés durante el secuestro del congreso. Y además del abertzale Bandrés se habla del independentista canario Fernando Sagaseta.

  5. Muchas gracias por las referencias. En efecto, estoy de acuerdo con que el apaño del capó encaja con una amnistía previa de varios delitos de extrema gravedad sujetos al código penal militar. También que ese pasado no justifica el presente, pero sí que al menos nos invita a no echarnos enseguida las manos a la cabeza, al igual que otras tantas iniciativa amnistiantes de delitos, como la fiscal…

Deja una respuesta