Elige tus palabras y selecciona a tus confidentes

Carlos Hidalgo

Hay que ser sumamente cuidadosos a la hora de compartir nuestras opiniones o hechos de nuestra vida. Somos seres sociales y gran parte de la imagen que tenemos de nosotros mismos depende de los demás. Pero también hemos de ser conscientes de que cuando compartimos algo, ese algo deja de estar bajo nuestro control y pasa a estar en manos de los demás, algo que es especialmente evidente con las redes sociales.

Por eso mismo se nos insiste siempre en que hemos de elegir sabiamente qué decimos y ante quien lo decimos. Para no ceder en exceso a los demás el control de nuestras propias vidas y evitar abrir puertas a interferencias e intromisiones indeseadas o inoportunas.

Esto, que podría considerarse como algo de sentido común, es aún más importante para los políticos, pues su actividad es pública, sus opiniones deben ser públicas y su actividad debe de estar sometida al escrutinio de la prensa y de la ciudadanía.

Es por ello que a los políticos les persiguen siempre sus declaraciones pasadas, sus cambios de opinión sobre un tema o sus declaraciones ante eventos de actualidad pasados. De ahí que haya asuntos, como los de su vida privada, que se dejen fuera de la luz pública, salvo en casos de delito o de interferencia relevante o incompatibilidad con sus tareas institucionales.

Si una persona solo habla de su pareja con su familia y amigos para quejarse o despotricar, no puede lamentarse o sorprenderse luego si su familia y amigos desaprueban su relación. Y desde luego, ellos entenderán poco que, después de haberles dado acceso a tu vida privada, no quieras luego que traten de influir en ella. Tampoco te extrañe si tu pareja se harta de la situación y da su propia versión de los hechos. O se larga.

Así, si un político presume de vivir de alquiler, de tener un coche antiguo y del precio de la vivienda, sería raro después verle en un piso en propiedad, bajar de un deportivo y declarar que a la gente no le da el sueldo para la vivienda porque son unos vagos. Más raro aún resultaría que en tu declaración de bienes apenas consten ahorros tras llevar un lustro cobrando más que el presidente del Gobierno.

Si para defenderte además mientes y tratas de abrir nuevos frentes o te inventas situaciones inverosímiles o anécdotas falsas, no te extrañe que la prensa compruebe la veracidad de tus palabras (es su obligación, además), que se te recuerden tus palabras del pasado y que, además, las personas e instituciones a las que aludes tengan su derecho a responder. E incluso a contraatacar.

Los entendidos en comunicación siempre advierten de que es necesario elegir bien qué se comparte en declaraciones públicas, de que es necesario ejercer el control consciente de nuestros registros comunicativos para no perder el control de nuestro mensaje y para minimizar al mínimo los efectos indeseados.

También se repite siempre que en una gestión de crisis hay que decir siempre, siempre, la verdad. Porque es cuando tus palabras van a ser más escrutadas y porque es el momento en el cual aún estás a tiempo de convertir una reacción negativa en una positiva, o en una menos grave, al menos. Y sobre todo no contraatacar si te han pillado. Pero claro, eso te lo tiene que aconsejar un buen profesional. Y no siempre nos ponemos en manos de las mejores compañías.

5 comentarios en “Elige tus palabras y selecciona a tus confidentes

  1. Heráclito el Oscuro no lo hubiese dicho mejor . Parece que hay seres que tienen que decir la verdad pero ya, ya , van a decir algo , cuando hablan o así ; las personas cambian de opinión ¿ o tú no ? Somos humanos , pero unos más que otros ; si mentimos que no se descubra , o bueno , sí , pero es muy difícil seguir desorientados no sé si me entienden ..
    Y de mientras , el gobierno a husmear entre cráneos , sin dejar descansar a los muertos con sus cámaras fotográficas . No sé si me entiende .

  2. Vivimos tiempos convulsos,donde la democracia está cuestionada por una nueva forma de periodismo de investigación y opinión donde la democracia se sustituye por «La bulocracia».
    Sueltan bulos con la idea de que quienes las difunden y comparten quede como verdades con el argumento de que «seguro que algo habrán hecho».
    Esos defensores de «la bulocracia» empiezan a recibir «las collejas» de la realidad que intentan manipular.
    Prueba de ello es la escandalosa manipulación que hace el PP de los medios de comunicación afines a sus «teorías conspirativas» :

    Telemadrid reconoce que difundió una falsa subvención a la esposa de Sánchez sin comprobarlo
    La cadena pública madrileña emite una rectificación de 24 segundos para reconocer que no comprobó si la subvención que ‘The Objective’ adjudicó a Begoña Gómez había sido efectivamente concedida a la mujer del presidente del Gobierno.
    La noticia que difundió ayer la cadena pública madrileña había sido publicada horas antes por el digital ‘The Objective’, que afirmaba en el titular: “El Gobierno oculta el importe de una subvención a nombre de Begoña Gómez”. La cadena pública madrileña repicó la información, con el presentador Pedro J. Rabadán afirmando que era “nuevas revelaciones sobre la actividad de la esposa del presidente Sánchez”.
    ….
    Por cierto ese medio de comunicación se ha convertido en un medio «ad hoc» en contra del gobierno y en especial en contra de Pedro Sanchez

  3. Hoy me quedo con la frase del dígase la portavoz del Gobierno en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros? a raiz de los intentos de implicar a la esposa del presidente en una trama de corrupción en las subvenciones durante la pandemia por parte del PP de Feojóojóo.
    «:El Partido Popular nada en la nada»

    ¡EL PARTIDO POPULAR NADA EN LA NADA!

    Eso que sigan tirándose a su piscina de excrementos y vómitos malolientes.

    Ante mi doy fe,templanza y mucha tila.
    AC/DC
    …JA JAJA..que nervios.

Deja una respuesta