Israel, Hamás, la tregua, el Derecho Internacional y el Estado palestino

LBNL

Escribo mientras llegan noticias de una nueva posible prolongación de la tregua, por un día más en principio. Noticias sin confirmar por parte de Israel, de momento, y no espero que lo haga hasta bien entrada la noche teniendo en cuenta que la tregua del jueves se confirmó in extremis a las 6AM, es decir, una hora antes de la finalización del acuerdo anterior, cuando el ejército israelí se aprestaba ya a reanudar las hostilidades.

Puede pasar cualquier cosa pero pienso que volverán a reanudar el acuerdo por 24h adicionales, con otros 10 rehenes israelíes a liberar durante el viernes y, a continuación, otros 30 prisioneros palestinos liberados de las cárceles israelíes. No es solo voluntarismo, o al menos no solo mío: Estados Unidos, Qatar y Egipto presionan fuertemente para que así sea. Y la opinión pública israelí también porque ven que la tregua está devolviendo la libertad a los rehenes, algo que la invasión militar de Gaza no consiguió.

Pero incluso asumiendo la prolongación, está por ver qué el sábado no se reanuden las hostilidades. El atentado reivindicado por Hamás ayer en Jerusalén ha dado alas a la facción más extremista del gobierno israelí, que ya abogaba por retomar la ofensiva. Y los rehenes y prisioneros “fáciles” empiezan a escasear. Porque recordemos que hasta la fecha ambas partes se han limitado a liberar a mujeres y menores, excluyendo Israel también a prisioneros con crímenes de sangre a sus espaldas. Y es de suponer que Hamás exija un “precio” más alto (el canje de la tregua en vigor es de un rehén por tres prisioneros palestinos) por los rehenes masculinos y, sobre todo, por los soldados israelíes, de ambos sexos, que capturó durante su execrable y mortífera operación del pasado 7 de octubre. Mientras que Israel se negará a nada parecido al último canje de un soldado capturado, intercambiado por más de mil prisioneros palestinos, incluido el actual jefe de Hamás en Gaza y cerebro de la operación en la que murieron unos 1.200 israelíes en un solo día.

Pero claro, si reanuda la ofensiva Israel tendrá que hacer frente no solo a la frustración de la mayoría de su opinión pública sino también a la comunidad internacional, con EE.UU. en un difícil equilibrio: no apoya un armisticio pero sí la continuación de la tregua. Y exige, incluso públicamente, que cuando Israel reanude la ofensiva, lo haga respetando el derecho humanitario internacional, es decir, evitando causar tantas bajas civiles – van contabilizados unos 14.000 palestinos muertos, incluidos unos 5.000 niños, y se estima que hay miles de cadáveres más sin rescatar entre los escombros.

Porque sí, Hamás se guarece tras y debajo de hospitales y escuelas y ha hecho uso de ambulancias como medio de transporte. Pero eso no justifica, no valida, destruir dichos hospitales y escuelas o las ambulancias, con todos los civiles dentro. Sobre todo si no están en peligro inmediato vidas israelíes, como es el caso dado que hablamos de Gaza donde no hay un solo israelí a excepción de los soldados invasores.

Es lo que tiene el Derecho Internacional: que hay que respetarlo incluso cuando a uno no le conviene. Las leyes de la guerra – las Convenciones de Ginebra – se acordaron precisamente para regular lo que es legítimo hacer durante la guerra y lo que no. Y es irrelevante si Hamás no respeta el Derecho Internacional porque está en su naturaleza no hacerlo. Porque además de un movimiento religioso de beneficencia, educativo y social, sus milicias armadas son terroristas. Es decir, recurren al terrorismo día sí y día también como forma de defender la legítima – no la califico yo sino el Consejo de Seguridad de la ONU – causa de la independencia palestina. Mientras que Israel es un Estado firmante de tratados internacionales y pretender ser una democracia civilizada.

Israel tiene un largo historial de violaciones de las Convenciones de Ginebra, sobre todo en todo lo referido a lo que se puede y se debe hacer como potencia ocupante. Israel ni siquiera lo niega, simplemente dice que las Convenciones de Ginebra no son aplicables a Cisjordania y Gaza porque nunca fueron un Estado independiente. Como si así fuera justificable establecer colonias – en muchos casos verdaderas ciudades – en los territorios ocupados manu militari, y demoler las casas e instalaciones que los ocupados construyen porque carecen de permisos, que las autoridades ocupantes niegan sistemáticamente. O detener sin juicio – la denominada detención administrativa – por periodos de seis meses prolongables sin límite, figura jurídica heredada del derecho colonial británico que Reino Unido también aplicaba en el Ulster durante los años setenta y ochenta del siglo pasado. Hasta que dejó de hacerlo, volvió a cumplir con la Convención Europea de Derechos Humanos y acometió la resolución política del conflicto.

Algo así tendrá que hacer Israel en algún momento si quiere vivir en paz y seguridad de manera estable. Es verdad que su vecindario es un avispero y abundan aquellos que, como Hamás, no quieren coexistir con Israel sino hacerlo desaparecer. Porque consideran que todo Israel – también el territorio reconocido por la ONU, es decir, el anterior a la Guerra de los seis días – es territorio ocupado. Pero la Liga árabe, con Egipto y Arabia Saudí a la cabeza, ya le ofreció a Israel paz y reconocimiento a cambio del establecimiento de un Estado palestino independiente en Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este. El ofrecimiento es de hace más de una década pero la derecha israelí no quiso tomarlo en cuenta. Ni tiene mucho interés en hacerlo hoy, a decir de las declaraciones del Primer Ministro Netanyahu que hace solo unos días le decía a los delegados de su partido que debía seguir al mando del país porque él y solo él era el único capaz de frustrar un Estado palestino.

Y claro, así es muy difícil avanzar hacia la paz duradera. De Hamás no cabe esperar nada pero tampoco temer nada si el mundo árabe se alinea con Israel y con un Estado palestino como el descrito. E Irán está bastante lejos y en realidad su verdadero objetivo es garantizarse que EE.UU. e Israel no derrocarán su régimen. Pero si Israel no quiere…

Y volvemos a la tregua porque si se continuara prorrogando hasta la liberación de todos los rehenes – deben quedar al menos cien – la presión para convertirla en un alto el fuego estable sería todavía mayor. Y a continuación para reabrir un proceso político, que debe ser en lo único que coinciden en reclamar EE.UU., la UE, la ONU, Rusia, China y el mundo árabe. Y claro, si quiero evitarlo, mejor reanudar la ofensiva antes de que la presión sea incontenible. O aún peor, antes de que la calma permita a la opinión pública israelí reanudar su ofensiva civil contra el Primer Ministro que antes del ataque trataba de modificar las leyes para asegurarse que sus tres causas penales abiertas por corrupción caigan en saco roto.

Esperemos que no. Esperemos que la tregua se prolongue un día más, y después varios más, y luego se transforme en un alto el fuego duradero, con garantías de que Hamás no volverá a atacar: tanques israelíes en la frontera y quizás militares internacionales dentro de la Franja. Y que Netanyahu sea reemplazado por el ex general Gantz, de la derecha pragmática, y podamos avanzar hacia un futuro mejor para israelíes y palestinos. Por soñar que no quede.

 

 

 

8 comentarios en “Israel, Hamás, la tregua, el Derecho Internacional y el Estado palestino

  1. Mire, ni hay una fuerza centralizada que garantice nada , lo que dificulta un acuerdo como el ofrecido por los árabes , ni se puede invertir los datos porque este conflicto carece de la propiedad conmutativa. En mi opinión , lo primero es anular a Hamás y restablecer la unidad política – administrativa de la Palestina realmente existente, cuyo estado no puede pretender la renegociación eterna.

    » Porque sí, Hamás se guarece tras y debajo de hospitales y escuelas y ha hecho uso de ambulancias como medio de transporte. Pero eso no justifica, no valida, destruir dichos hospitales y escuelas o las ambulancias, con todos los civiles dentro. Sobre todo si no están en peligro inmediato vidas israelíes, como es el caso dado que hablamos de Gaza donde no hay un solo israelí a excepción de los soldados invasores.”

    CONVENIO DE GINEBRA TÍTULO II – PROTECCIÓN GENERAL DE LA POBLACIÓN CONTRA CIERTOS EFECTOS DE LA GUERRA

    Artículo 19 – IV. Cese de la protección de los hospitales

    La protección debida a los hospitales civiles no podrá cesar más que si éstos se utilizan para cometer, fuera de los deberes humanitarios, actos perjudiciales para el enemigo. Sin embargo, la protección sólo cesará tras una intimación que determine, en todos los casos oportunos, un plazo razonable, y que no surta efectos.

    No se considerará que es acto perjudicial el hecho de que se preste asistencia a militares heridos o enfermos en esos hospitales o que haya allí armas portátiles y municiones retiradas a esos militares y que todavía no hayan sido entregadas al servicio competente.

    Ya puede ver que contrariamente a lo que dice “ Y es irrelevante si Hamás no respeta el Derecho Internacional porque está en su naturaleza no hacerlo. ” que sí es relevante , y mucho; los modos de combate del enemigo , solo hay que ponerse en su lugar . Lo que son irrelevantes son los motivos de los terroristas.

    En cierta forma me recuerda al concepto de cordón sanitario que el tahúr Sánchez quería para el PP y otros : yo pacto con Podemos , IU , y todo el tra la ,lá , y junto a vosotros , excluimos a la ultraderecha .

    Otra frase : « De Hamás no cabe esperar nada pero tampoco temer nada si el mundo árabe se alinea con Israel y con un Estado palestino como el descrito. » Creo que Sanchez suscribiría decir algo así a Netanyahu en su próxima visita sin titubear.

    Por cierto, Netanyahu tiene los días contados por le enorme pifia de sus servicios de inteligencia y su brutal ataque a los derechos civiles de los ciudadanos , empezando por el poder judicial .
    ¿ A quién me recuerda ?

  2. Lo que pasó anoche demuestra que por mucha experiencia y sentido común que se le ponga a Oriente Medio, los protagonistas se encargan de poner a los analistos, como el que suscribe a la altura del betún. Mi interpretación: Hamás decidió no entregar una nueva lista de rehenes a liberar y disparó cohetes una hora antes de que acabara el alto el fuego para demostrar que no le hace falta, que no teme a Israel, que puede aguantar. Y para que dentro de unos días, la opinión pública israelí no pueda aguantar más la angustia de seguir teniendo a unos 150 secuestrados y obligue a su gobierno a aceptar condiciones más onerosas. Ya veremos.

  3. A Mulligan: Por favor, no meta en esto a Sánchez, Podemos y demás. Un poco de seriedad. Netanyahu llevaba casi un año con más de la mitad del país parallizándolo semanalmente por causa de su «reforma judicial». Yo ya no veo manifas del PP y Vox por la amnistía. Quizás porque en gran parte iban encaminadas a evitar la investidura. Segundo, no veo que Sánchez haya aceptado la amnistía para exonerarse de tres casos de corrupción propios. Bibi sí. Un poquito de seriedad, por favor.

  4. Los motivos de los terroristas son irrelevantes según para qué. Si se trata de combatirlos, conviene conocer al enemigo, vamos, digo yo.

  5. La paz que mucha gente ansía no es el escenario preferido en este momento por los bandos enfrentados, La tregua abrió una oportunidad pero acabó siendo más una esperanza de los occidentales que un camino real hacia la paralización del conflicto. Ya veremos cómo se desenvuelve todo en los próximos días…

  6. Lo de Israel es el dilema de siempre,combatir para ganar o acordar para no combatir.
    Respaldo a mi gobierno en todo lo que diga o haga con respecto a la situación que se está viviendo en Gaza..
    Sólo veo dolor ,sobre dolor y más dolor.

  7. A estas alturas del curso conocemos lo que hizo Hamas y cuáles son sus principios ; quienes fueron los agresores y cuales son las amenazas de sus socios iraníes ; como cuidan de su población y la sumisión que exigen a las mujeres .

    Si reventar un supermercado repleto de gente es deplorable, pero lo es menos si se enmarca en la lucha por la independencia de un territorio ; si degollar niños y matar a familias indefensas es comprensible si se hace para vengar a un pueblo oprimido, entonces , más allá de la común razón instrumental de carácter militar ¿ qué nos queda ?

    Desde luego nada con las simplezas de este atolondrado presidente que viaja con el maletín nuclear embutido en su cabeza y lo hace estallar sin encomendarse a Dios o al Diablo en su brutal despliegue diplomático , cabreando a propios y extraños .
    No puede pretender que todos le vean como Amistad sin advertir que con toda probabilidad , país que visita país que retira su embajador en España.
    En Florencia lo hubiesen quemado como a Savonarola.

    Y si meto a Sánchez aquí es porque sale fuera de España para hablarnos , no a todos , menos a los europeos , solo a quienes considera que tienen buenos sentimientos como su vicepresidenta sentidiña que recibe honradisima para exhibirla una kufiya.

    Haciendo amigos, sin leer un libro y sin comprender que la psicopatología es medible, objetivable y predecible. Y nos ha permitido entender hace ya mucho que los sacrificios humanos para los dioses o el incesto paterno-filial son conductas patológicas. Y también el segregacionismo racial de no hace mucho tiempo. Y nos dice con argumentos que la psicología colectiva del ejército israelí no es comparable con la psicopatología de Hamás. Y que la psicopatología de los ayatolás no tiene nada que ver con la psicología colectiva de los musulmanes ni del pueblo palestino.

    Pero claro , ocuparse de los gravísimos conflictos del mundo mientras organiza un epifostio nacional con un recio encargado de taller negociando en lo oscuro de una habitación suiza con prófugos de la justicia española de qué manera poder anular al poder judicial español es lo que tiene .

    No pueden abarcar todo y parece que solo nos queda permanecer atentos a la pantalla.

  8. Es de risa ver oír y leer los argumentarios de la carcundia político y mediática en contra de Pedro Sánchez.
    Me recuerda el final de «El gabinete del Dr Galigari»….
    No será que los que tienen conductas psicopatologícas son los que no cesan en sus ataques a Pedro Sánchez.
    En realidad Pedro Sánchez es el Doctor psiquiatra que les hace sacar todo lo malo que llevan dentro.

Deja una respuesta