Quehaceres

Senyor G

Pues parece que SUMAR se ha constituido o medio constituido. Dicen que ha habido discusión en la voluntad del Errejonismo, de ser ellos Sumar en la Comunidad Autónoma de Madrid, como lo es Comuns en Cataluña. Con la salvedad que Comuns en Catalunya agrupa a todo. Errejón, ese chico simpático que parecía que no estaba por las izquierdas y que tan bien queda dónde lo pongas por todo su bagaje. Y que cosas, que después de ser el mayor acicate, cuando era de Podemos, contra el posible concepto de unidad de las izquierdas con IU, los míos, no hay otros, no sabemos cómo se lo ha hecho para ir con IU en varios sitios. Pero en Madrid lo quiere ser todo, modestia aparte. Modestia suya.

Contra Pablo Iglesias vale todo, incluso las críticas que tendrían que haber sido contra Iñigo Errejón. Pero la vida pública es así. ¡Qué cosas! A mí el 15-M me pilló de rasquis, con simpatía escéptica o con escéptica simpatía. Por un lado, me cogió con paternidad reciente y por otro me sorprendieron algunas cosas que decían algunos. Me molestaba que pudiese considerarse “mejor” haber sido un inocente que nunca se había mojado, o votaba a los de siempre, que haber militado desde hacía años con los que habíamos sido y punto. En la medida de nuestras posibilidades, con nuestros pactos, con la realidad que te dan los votos. Y que algunos matizaran sus biografías. Y tanta novedad, y no el poder aprender del peso y la historia de una organización, con sus aciertos y sus errores. Y sus errores. Y sus gentes.

Ahora pues parece que IU, con lo que sea que seamos, seguimos ahí. En Barcelona, donde vivo, lo que hice lo hice en favor de lo que entonces se llamaban convergencias. Quiero decir que no he tenido voluntad destructiva, por lo menos eso creo. Si un ligero resquemor, y tenía un miedo razonado a que después de tanta novedad hubiesen destrozado una organización, o varias, para luego no dejar nada, ni un poso organizativo y además hubiésemos abandonado toda esperanza.

Ha quedado un mix de situaciones y me encuentro yo intentando mantener en Cataluña una organización que corre el riesgo de auto caricaturizarse como unos romeros folclóricos a lo carlista. De tanto en tanto, podemos subir a nuestro Montejurra ataviados con lo que sea el equivalente a las boinas rojas (o blancas), con nuestras banderas, uniformes molones y medallas de viejas batallas, pero sin incidencia real en lo que se hace. Con unos discursos y recuerdos de formas de hacer que considero necesarias, que entre nuestro ideal de organización y la realidad más amplia en la que nos insertamos no hay color. Claro, ¿cómo va a haber color si lo nuestro no se puede contrastar con la realidad? A efectos prácticos, y la política no puede ser otra cosa, sale ganando el espacio amplio. A ideas, nosotros ganamos porque nos sobran.

En el plano práctico, y personal, creo que hay que hacer cosas y organizarse. Otro día se lo razono, pero si se dice ser de izquierdas, no queda otra. Yo no siento el espacio Común como puedo sentir o he sentido IU, aquí antes EUiA y ahora EUCat, que esta es otra. Pero también es mío, aunque no me da la impresión de ser necesario como si lo pensaba para IU. Igual es el devenir político o igual es una cosa mía vital, los años no perdonan a nadie.

Y sí, hacer cosas. Me da la impresión de que lo mejor es no seguir intentando por mi parte la recomposición de la izquierda. La izquierda tal cual. La izquierda y punto. El hilo rojo de nuestra historia y experiencias populares. Y como a otros les pasó en la otra transición, me veo yendo hacia los movimientos sociales. No movimientos, pero creo que tengo cosas a hacer en el AFA del instituto de mi hijo, más viendo en la última acta de consejo escolar que el AFA ayudaba a alumnos a los que no les llegaba el plan de choque del ayuntamiento de Barcelona. O meterme en el club de mi hijo, que también hacen faltas manos y cabezas y mirar de poder usar las pocas pistas deportivas en el barrio.

Como cuando en la universidad entré en un sindicato universitario para parar al PP y al final el PP tuvo el gobierno y la victoria fue mantener los exámenes de septiembre en la facultad. Los políticos proponen y los ciudadanos disponen. Que esta es otra, la gente al final quiere las cosas que no vota. Que se han convertido los partidos y los políticos en un pim-pam-pum de los buenos ideales, pero que luego habría que ver si nos hiciesen caso en esos bonitos ideales.

El contraste, siempre hay que tener contraste para que algo acabe ganando en la comparación. Pero me bulle la cabeza, y el alma y lo mal que me explico. Debería escribirme más y no esperar a DC. Mientras tanto pagaré cuota, porque no todo es voluntad, y la política necesita recursos.

Deja una respuesta