El futuro de ERC post 12 de mayo

Verónica Ugarte

Como siempre que hay elecciones los políticos echan mano con más amor a cualquier micrófono que les pongamos delante. Hay que hacer campaña, hay que hacer declaraciones de amor patrio, hay que ganar votos. Y es cuando nos dan vergüenza ajena.

Ayer Pere Aragonès ha dicho sin pudor alguno que Junts y el PSC son la misma cosa. Personalmente y desde hace años he aprendido que esta comparación es fruto de la desesperación cuando está claro que todo está perdido.

ERC vive un desgaste en Catalunya desde hace años. Diría que en el 2017 vivió una remontada de oxígeno hospitalario que se desvaneció en cuanto llegó a Waterloo el máximo líder de Junts, quien ahora remonta desde la distancia y gracias a las lágrimas de algunos que todavía creen en el camino imposible de la independencia de España.

Aragonès llegó al Palau de la Generalitat solo porque Torra fue defenestrado. En su CV resalta que fue Vicepresidente y después Presidente en funciones. Y es cuando viene la duda: ¿se ha dado baños de barrio, no de masas, de barrio? Aquello de entrar en un bar como un fantasma, uno más, y escuchar lo que opina la gente de a pie del proyecto independentista. Estoy segura de que no.

Ni ERC ni Junts quieren o tienen la capacidad de entender que una gran mayoría está en desacuerdo con este estira y afloja con Madrid. Que ya no es posible seguir viviendo del independentismo porque ese fenómeno fue temporal y fruto de una irrealidad que compartimos muchos. Pero hemos puesto los pies en tierra y preferimos un gobierno estable que ponga fin a tanta campaña de ira y dolor que no nos deja nada bueno, solo un cansancio y aburrimiento que son más que deplorables.

Posiblemente hace años se vivió un momento lúcido en las filas del partido republicano, pero el autodesgaste, la falta de líderes comprometidos con una sociedad que no es la que ellos piensan y hacia quienes ellos sueñan en sus discursos hace que sea más cuesta arriba el ganar presencia en el Parlament y no perderla.

Como muchos partidos que tienen clara tendencia a la falta de autoreflexión, en Esquerra no ha habido voces contrarias ni a la línea de partido ni a la figura desgastada de Pere.

¿Quién le queda a ERC después de Aragonès?

6 comentarios en “El futuro de ERC post 12 de mayo

  1. Por sus obras los conoceréis:

    « Durante la Segunda República Española, **Estat Català**, que luego se fusionó con ERC (Esquerra Republicana de Catalunya), contaba con una organización paramilitar conocida como los **Escamots**¹. Estos fueron creados en 1922 y tomaron un papel más prominente con la llegada de la Segunda República en 1931¹. En 1932, bajo el impulso de Miquel y Josep Badía, y con el apoyo del presidente Francesc Macià, se formaron las Juventudes de ERC – Estat Català (JEREC), que reorganizaron los Escamots dentro de esta estructura¹.

    Los Escamots y las JEREC adoptaron ciertos elementos del fascismo italiano, como el uniforme de camisa verde oliva y la realización de desfiles paramilitares, y se dedicaron a acciones violentas, especialmente contra los anarcosindicalistas¹. La prensa de la época y algunos historiadores han descrito a estas organizaciones como de carácter fascista y comparables a las milicias fascistas de Mussolini²

    (1) El lado fascista de ERC: así actuaban las juventudes del partido. https://www.larazon.es/cultura/20210708/6bdnx6tnobfztg6sez2lpzrzji.html.

    (2) El vínculo olvidado entre ERC y el fascismo de Mussolini para lograr la …. https://www.abc.es/historia/abci-vinculo-olvidado-entre-y-fascismo-mussolini-para-lograr-independencia-cataluna-201902180159_noticia.html

    (3) El vínculo olvidado entre ERC y el fascismo de Mussolini para lograr la …. https://benemeritaaldia.es/el-vinculo-olvidado-entre-erc-y-el-fascismo-de-mussolini-para-lograr-la-independencia-de-cataluna/.
    (4) Fuerzas políticas y partidos de la Segunda República. https://bing.com/search?q=ERC+organizaci%c3%b3n+paramilitar+durante+la+Rep%c3%bablica.

    Pésimos gobernantes en cualquier caso .

  2. Bon dia, Sr. Mulligan,

    Tengo la costumbre de utilizar bibliografía contrastada. Parte de mi formación académica y que sigo usando también al momento de comprar un libro. En mi próximo viaje a Italia buscaré libros acerca del tema que nos ocupa.

    Los links arriba mencionados son de diarios que siempre han sido contrarias a todo lo catalán. La imparcialidad en las Ciencias Sociales es difícil, pero como científicos sociales es nuestra obligación hacer lo posible por conseguirla.

    Tingui vosté un bon dia.

  3. Buenas tardes.
    Ademas de señalar que la ERC de hoy poco tiene que ver con las cosas que le rondaban en los años 30 (del mismo modo que el PSOE no tiene ningún Largo Caballero), decir que en mi opinión los problemas de Pere el Aragonés son dos:

    1) La ausencia de relato sobre una obra de gobierno que en realidad ha ocupado cuatro años y no tenemos nada claro para lo que ha servido (mucho más claro está para lo que no ha servido)

    2) La falta de aliento a una causa independentista sobre la que socialmente se aupó ERC para alcanzar el volumen de votos obtenidos en 2021 y en comicios anteriores. Con el Procés mutado en Amnistía y un papelucho llamado referéndum que de tanto sacarlo y guardarlo está ya completa lmente descompuesto, el gobierno de la Gene esta lejos de satisfacer la ansias de ilusiones colectivaa que su público le exige.

    Pere el Aragonés hizo una contribución relevante al devolver la presidencia al camino de la responsabilidad institucional pero su papel allí ha sido gris y se ha apoyado en unos consellers muy poco políticos. A ERC como partido le falta mucha consistencia y le sobra mucho oportunista.

  4. A ERC la mató no atreverse a denunciar a Puchi por cobarde. Estuvieron a punto pero nunca fueron capaces de dar el paso, todo lo más listas separadas y eso. Y lo pagan…

  5. Queda por desentrañar el sintagma. « contraria a todo lo catalán » que recuerda mucho a frases parecidas del Arzallus de gesto adusto.

    Y tampoco , Juanjo , el PNV de ahora es el del 36 y aunque no reedite sus obras completas coloca nombre de calles , plazas y estatuas de sus próceres .

    El signo dominante en ERC es el de la deslealtad y sus dirigentes , bien retratados por Azaña , Gaziel y Chaves Nogales , fueron una auténtica desgracia para Cataluña y España .

    A modo de ejemplo , Gaziel ( Director de La Vanguardia ) escribía :

    « El 4 de octubre de 1934, el presidente Lerroux anunció los cambios ministeriales que había efectuado. Para las carteras de Justicia, Trabajo y Agricultura fueron designados los cedistas Rafael Aizpún, José Oriol y Manuel Giménez. El PSOE cumplió su amenaza de no aceptar la entrada de miembros de la CEDA en el Gobierno con la excusa de que no se podía tolerar la presencia de fascistas al frente de la República. El que la CEDA fuese el partido vencedor en las elecciones no era relevante.

    Por lo que se refiere a Cataluña, Gaziel, desde la dirección de La Vanguardia, anotó aquel mismo día que “a los elementos exaltados de la Generalidad, ese gobierno, que nada tiene de temible, les va a hacer el mismo efecto que le hace a un toro un trapo rojo”. Dos días más tarde relató así el golpe esquerrista:

    “Alguien se acerca al balcón. Es él. El Presidente. Es Companys. Una estrepitosa ovación saluda su presencia ante el pueblo (…) Proclama el Estado Catalán dentro de la República Federal Española, ofrece asilo al Gobierno provisional que se forme y, finalmente, rompe las relaciones con el Gobierno de Madrid. Es algo formidable. Mientras escucho me parece como si estuviera soñando. Eso es, ni más ni menos, una declaración de guerra. ¡Y una declaración de guerra –que equivale a jugárselo todo, audazmente, temerariamente– en el preciso instante en que Cataluña, tras largos siglos de sumisión, había logrado, sin riesgo alguno, gracias a la República y a la Autonomía, una posición incomparable dentro de España, hasta erigirse en su verdadero árbitro, hasta el punto de poder jugar con sus gobiernos como le daba la gana! En estas circunstancias la Generalidad declara la guerra, esto es, fuerza a la violencia al Gobierno de Madrid, cuando jamás el Gobierno de Madrid se atrevió ni se habría atrevido a hacer lo mismo con ella. Y eso, ¿por qué? Por una República Federal Española que nadie pide en España, cuando menos ahora, y por un Estado Catalán que, dada ya la existencia de la Generalidad, no se necesita para nada… Estoy bañado en sudor, realmente aterrado”.

    No intentó repartir las culpas de lo sucedido entre los diversos partidos y menos aún entre Madrid y Barcelona: los únicos culpables habían sido los catalanes, en concreto los gobernantes de Esquerra Republicana:

    “¡Y los catalanes mismos lo hemos echado todo a rodar! (…) La historia de Cataluña es esto: cada vez que el destino nos coloca en una de esas encrucijadas decisivas en que los pueblos han de escoger, entre varios caminos, el de su salvación y su encumbramiento, nosotros, los catalanes, nos metemos fatalmente, voluntariamente, estúpidamente, en un callejón sin salida (…) Entre el gobierno catalán y el de Madrid ha habido un largo duelo que duró varios meses. Y toda la inteligencia, la habilidad, la templanza, la previsión; en una palabra: todas las virtudes gubernamentales han estado de parte del gobierno republicano. Toda la estupidez se acumuló de parte de la Generalidad (…) Todo se ha perdido, incluso el honor (…) Desconfiad de las explicaciones tenebrosas y melodramáticas. La culpa capital, la causa suprema de nuestra desventura, se debe a nosotros, a los catalanes todos, a Cataluña en peso, y muy en especial a sus partidos políticos más representativos. ¡Ésta es la única explicación satisfactoria y profunda! ¡Ésta es la pura verdad!”.

  6. « En el caso de la antigua Convergència la cuestión conlleva un conflicto abierto entre dos formas de entender Cataluña, mucho menos específicas y encuadradas en esa vorágine occidental de lucha entre lo rural, menos poblado, y las áreas metropolitanas. Si en el Reino Unido Londres votó contra el Brexit, si en la Ile de France Macron arrasó contra Le Pen durante las presidenciales de 2017, en Barcelona la mayoría nunca ha sido soberanista, y el ayuntamiento es un bastión socialdemócrata con mucha nostalgia de la etapa maragalliana. »

    « Este ir en contra de la hegemonía no sienta muy bien a Quim Torra, quien maneja desde su posición un discurso donde Barcelona es criminalizada, desde el verano de 2019 por la exagerada oleada de delincuencia veraniega y desde otras coordenadas como un lugar indigno de ser la capital del país. Tras la retirada de la medalla a Barrera el vicario de Puigdemont en la Generalitat declaró que Barcelona se ha vuelto una capital empequeñecida, provinciana y mezquina.»

    ( el debate establecido a partir de la revisión de la memoria histórica puede deparar sorpresas, como la acaecida esta semana en el pleno del Ayuntamiento de Barcelona, rotundo al retirar la medalla de honor de la Ciudad Condal a Heribert Barrera (Barcelona 1917-2011), histórico dirigente de Esquerra Republicana de Catalunya, única formación, junto a JxCAT, reacia a la decisión del resto de formaciones del consistorio. El presidente Quim Torra defendió con un tuit a Barrera )

Deja una respuesta