Legitimidades mostrencas

Arthur Mulligan

Contra lo que supone la mayoría de los electores y un significativo número de periodistas, la mayoría parlamentaria y sus jefes en absoluto coinciden con la voluntad general, al no ser el pueblo un todo colectivo homogéneo, y mucho menos en las democracias cuyos elegidos carecen de alguna mediación representativa y menos aún en ausencia de mandato imperativo.

Lo que caracteriza a Sánchez – y por tanto a su gobierno – es su tosquedad, una actitud cada vez más extendida en las democracias occidentales y su deriva populista.

Cuando la identificación entre jefe y pueblo no es solo una tesis propagandística sino que se propone como un rasgo institucional y como una fuente de legitimación de los poderes públicos, el populismo equivale a un nuevo y específico modelo de sistema político. Corresponde a esa forma degenerada de democracia que Aristóteles llamó «demagogia» y definió, con extraordinaria lucidez, como el régimen en el que «el soberano es el pueblo y no la ley [… ] los muchos tienen el poder no como individuos, sino en conjunto».

Hoy, por un escaso margen, la ficción elaborada por esa mayoría justifica la aprobación en la Cortes de una Amnistía en el deseo del pueblo que les ha votado y que erosiona gravemente nuestro Estado constitucional y democrático de derecho.

Si algo bueno tiene nuestra Constitución es la rigidez de sus principios, entre los que no figura la amnistía, la cual no debe en ningún caso, contemplarse forzadamente por mayorías inferiores a las que dieron lugar a los consensos fundadores de nuestra democracia de 1978.

El propio Vicepresidente Bolaños reconocía el rechazo mayoritario de esta ley de amnistía que muestran las diversas casas de encuestas y con la desfachatez habitual y sin ningún pudor pronostica un tiempo que todo lo cura y lo que hoy se ve como algo que socava la igualdad, mañana se verá como el necesario escultor para una mejora en la reconciliación (que no quieren) y la convivencia.

Es realmente un muro de titanio pero de escasa altura que apenas oculta las transacciones espurias entre mercaderes y beneficios como corresponde a quienes siempre tienen a gala garantizar la Constitución impulsando a quienes pretenden ser sus dueños en lugar de guardianes mediante teorías constructivistas.

Hoy el PSOE de Sánchez, más allá de su limitada aceptación relativa, asemeja un conflicto de intereses, entre representación e institución parapública, que de hecho gestiona de manera informal la distribución y el ejercicio de las funciones públicas.

Los elevados sueldos de que gozan los elegidos, sus privilegios y el consiguiente cambio de estatus económico y social, unido a su nombramiento desde arriba generan en todos ellos un interés personal en la conservación del cargo y, con ello, la sumisión a quien los ha nombrado y podría volverlo hacer o revocarlos, que deforma radicalmente su función pública de representación política.

De hecho, gracias a la sinergia cada vez más estrecha entre poder económico, poder político y poder mediático, una parte esencial de la esfera pública se ha convertido, de este modo, en objeto de apropiación privada. El caso de Koldo es solo una muestra de la falta de destreza y un ejemplo de cómo es conveniente vigilar al vigilante no informando jamás a Marlaska de las operaciones de la policía judicial.

Y también, ya de paso, de las bondades de cautelas tendentes a imposibilitar que la ministra de hacienda indague en la vida privada de sus administrados.

El mensaje que transmitía ayer el presidente era el de un histrión que se exhibe exaltado en medio de una decadencia de la moral pública, mediante la vulgaridad la ordinariez, la ignorancia y la falta de respeto a la oposición, no respondiendo a sus preguntas y seguramente dirigiéndose a la galería para enviar un mensaje de difícil comprensión en estos tiempos: soy uno de vosotros, soy como todos vosotros, soy todos vosotros y a vosotros os gustaría estar aquí, pero yo he llegado antes.

Pero a pesar de todo su poder y sabiendo como sabemos que no existe un derecho a la información verdadera, que estaría en conflicto con la libertad de información se puede hablar de un derecho a recibir informaciones, pero sin embargo, existe un derecho negativo a la no desinformación, que consiste en una libertad negativa, es decir, en la inmunidad frente a las desinformaciones y la manipulación de las noticias. Esta libertad negativa es la consecuencia de la libertad de conciencia y de pensamiento, esto es, de la primera libertad fundamental que se afirmó en la historia del liberalismo y que implica el derecho a la no manipulación de la propia conciencia provocada por la desinformación en torno a los hechos y a las cuestiones de interés público.

Así que, atrabiliario Presidente, deje de transmitirnos mercancía averiada y no presuma de cambios de opinión porque son solo mentiras, intentos de ocultar vergüenzas censurables. Salvo, obviamente, el contenido de las maletas negras de una dictadura más negra todavía.

Guárdese su ejemplaridad moral impostada con proyectos regeneradores para que no pequen sus militantes con penas de expulsión y persiga a tratantes proxenetas; deje la ingeniería social y las entradas de cine para jubilados y anime un sistema robusto de guarderías; promueva con incentivos fiscales la construcción de vivienda social público- privada masiva. Termine de una vez con el misterio de los fijos discontinuos y ordene que nos traten como adultos responsables con un dato verdadero, una cifra comprensible admitida y verificable por empresas y trabajadores.

También, si es posible, sobre el número de fallecidos por COVID; si la deuda pública es deuda eterna o un simulacro estadístico; cómo quedan los saharauis o si vigilará nuestros ordenadores al conectar páginas osadas de contenido carnalmente explícito.

Pero haga algo, un ademán, una mueca, que bien podría ser un gesto de despedida. Algo (útil de preferencia) que no divida, que no separe. Y recuerde, como decía hoy Zarzalejos, que es usted un español más.

Amén.

7 comentarios en “Legitimidades mostrencas

  1. Yo no tengo problema con las opiniones contrarias a las mías, ni siquiera cuando percibo que están demasiado basadas en la inquina personal antes que en argumentos objetivos. Lo que sí me plantea un problema intelectual es cuando las opiniones personales se presentan como consideraciones objetivas demostradas y que no admiten divergencia. Como es el caso. No conviene confundir la percepción subjetiva de uno mismo con la realidad. Es decir, conviene admitir que uno puede no tener la razón o no tenerla toda. Echo en falta esa conveniente modestia intelectual en el artículo de hoy.

  2. Bueno,bueno…la que ha liado Pedro Sánchez,»el sumo pontífice» de la corrupción sistemática de sus mayorías parlamentarias.
    Mientras el PP votaba en contra a todas las medidas propiciadas por «el gobierno sanchista» para luchar contra las consecuencias de una pandemia mundial.»Pedro Frutas» se llenaba los bolsillos robándole a los españoles con la recaudación de impuestos y con comisiones por la compra de material sanitario con el que está pagando la hipoteca de La Moncloa que tiene con el fugado de Waterloo,cuyo primer pago ha sido la aprobación de la amnistía.
    Seguro que el presidente,usa el Falcon como burdel,donde la cocaína circula en balijas diplomáticas,blanqueo de dinero negro de su saqueo a las cuentas públicas y diría más ,como refugio para no pisar las calles llenas de votantes del PP y Vox que le quieren ajusticiar ante la sede de su partido.
    Y voy a ir más allá ,si no tenia suficiente con esto para superar a Mr Mulligan :

    Si alguien se merece ser linchado en plaza pública,apaleado,apedreado,torturado y desmembrado su cuerpo después de quemarlo con gasolina 95, y tirado por el balcón de su sede …ese es….
    IiPablo Casado!!…JAJAJA…que nervios.

  3. Bien , doy por hecho que ustedes aprueban las mentiras del presidente , en especial – ¿ cuantas veces quieren que se lo diga ? – No habrá amnistía.
    Aprecia que les mienta , la versión del corrupto Abalos , el expolio de fondos europeos que deben reponer ( de momento 17 MM € ) , la política exterior , la lucha contra el crimen organizado, las relaciones con la Venezuela de los torturadores , las nefastas políticas de inmigración , la audiencia de políticas de vivienda , el abuso
    …los abusos … la colonización brutal de los medios y sí, también la política de alianzas con esa banda irascible que ha legislado de manera tan brutal con su complicidad.

    Pero la amnistía es corrupción , legislando a favor de personas con deshonor.

    Y mucho más. ¿ Por qué debería querer a un tipo así ?¿ Por qué le quieren ustedes ?

  4. Llevo tiempo sin escribir en el blog porque como cuando la corrupción no es del PP aquí hay que estar callado, me adapto al sistema.

  5. Guía detallada para modestos intelectuales y otros intérpretes de la realidad política . Todos estamos convocados a razonar , desde la Abadesa de un convento, hasta el contable de un campo de exterminio .
    Verbigracia :

    « La aprobación de esta ley es un hito histórico, no sólo por su aportación a la concordia, sino por su extremada sutileza jurídica. Ante unos políticos que se saltaron la Constitución pero cuyos votos son necesarios para seguir en Moncloa, ¿qué hacer? Sánchez ha hallado un camino recto para un problema enrevesado: convertir el hecho de saltarse la Constitución en el factor que desactiva cualquier tipo de reproche penal, con una ley de amnistía también incompatible con la Constitución, pero que pasará el filtro porque «PSOE» es el horóscopo del Tribunal Constitucional.

    La ley de amnistía levanta, pues, un edificio con pinta de escalera de Escher comparable en trascendencia al Derecho Romano. Es un tratado que ocupará innumerables tomos en las bibliotecas universitarias al crear una serie de salvedades a ciertas normas generales de obligado cumplimiento en virtud, precisamente, de su incumplimiento. Espero que mi exposición de esta joya legislativa sea comprensible para el vulgo.

    1. La norma general establece que todos los españoles tenemos en la Constitución el límite y la garantía de nuestros derechos fundamentales, el marco de nuestras obligaciones y que, por lo tanto, le debemos a la Carta Magna absoluto respeto y cumplimiento porque ella nos ofrece una vida en paz y seguridad.

    La particularidad Sánchez establece una salvedad para aquellos que, siendo políticos catalanes y teniendo un escaño clave para la investidura en las Cortes Generales, se saltan la Constitución para convocar un referéndum ilegal y consumar la secesión de un territorio. A partir de esta primera salvedad se originan, como agua que brota del manantial, las siguientes.

    2. La norma general establece que todos los españoles estamos sujetos al escrutinio de la Hacienda pública y hemos de cumplir las obligaciones tributarias planteadas por el Estado, bajo amenaza de severo castigo en caso de cometer la más mínima irregularidad. La particularidad Sánchez excluye a todo ciudadano catalán que haya malversado fondos públicos en relación con hechos recogidos en la salvedad primera, es decir, si el dinero se ha empleado para saltarse la Constitución o el hecho puede relacionarse con ello.

    3. La norma general establece el uso, mantenimiento y seguridad de las carreteras e infraestructuras del Estado, garantizando el libre movimiento de todos los ciudadanos. Para quienes incumplan esta norma existe una rica gradación de multas y condenas que van de la calderilla por aparcar mal a la cárcel por homicidio imprudente o terrorismo, en caso de perturbar gravemente, por ejemplo, la vida de un aeropuerto.

    La particularidad Sánchez indica, sin embargo, que quedarán excluidos aquellos ciudadanos que, de forma tumultuaria, corten, incendien o bloqueen infraestructuras esenciales en apoyo a los beneficiarios de la particularidad primera, es decir: siempre que el asalto a las infraestructuras se haga en contra de la Constitución.

    4. La norma general establece que el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo y el Poder Judicial son los tres pilares básicos de la democracia, y que el correcto funcionamiento del sistema depende de la independencia de estos poderes, puesto que la fusión o el solapamiento invasivo de un poder sobre otro sería el primer paso para establecer una dictadura o caer en un Estado fallido.

    La particularidad Sánchez crea un ámbito alternativo para los miembros del Poder Ejecutivo autonómico que tengan cuentas pendientes con el Poder Judicial, a los que les confiere además la potestad de escribir sus propias leyes autoexculpatorias de su propio en el Poder Legislativo utilizando cientos de escaños de la mayoría, siempre que se cumpla, de nuevo, la salvedad primera. Es decir: siempre los beneficiarios se hayan saltado la Constitución.

    5. La norma general obliga a todo ciudadano acusado de un delito a presentarse, sin demora, en dependencias judiciales o policiales. En caso negativo, este ciudadano será considerado prófugo de la justicia y se le perseguirá de forma implacable, perjudicando gravemente su situación procesal. La particularidad Sánchez vuelve a evitar el engorro a los beneficiarios de la particularidad primera, es decir: no tendrás ninguna obligación de presentarte antes los tribunales si te has saltado la Constitución.

    6. La norma general establece que, en caso de delito grave, el reo podrá ver aliviada su condena o al menos recibir beneficios penitenciarios si comprende y asume el daño causado y se compromete de forma expresa a no reincidir, demostrando con ello que está encaminado a una correcta reinserción social. La salvedad Sánchez vuelve a aplicarse, una vez más, a los beneficiarios de la salvedad primera, es decir: el reo podrá anunciar a bombo y platillo y de forma descarada su voluntad expresa de reincidencia siempre que se haya saltado antes la Constitución.

    En suma y a modo de resumen: violentar la Constitución otorga, con esta ley, el derecho a violentar la Constitución. Y eso es básicamente la ley de amnistía: la solución al lío gordiano y la garantía —decúbito supino— para una sana convivencia. La próxima vez que te pongan una multa, di sencillamente que trabajas para Puigdemont.

    ( Soto Ivars en EC ) »

  6. Hay que amnistiar a los que violentaron en Catalunya,la Constitución.
    No os preocupéis somos generosos y también amnistiaremos al PP por violentar la Constitución durante cinco años ,bloqueando la renovación del CGPJ..

Deja una respuesta