Moral internacional

Marc Alloza

No hay. No es una cosa de ahora, supongo que es un concepto del que se ha adolecido durante toda la historia. Hasta donde tengo entendido, ha habido iniciativas bilaterales e incluso multilaterales que se respetan. Una suerte de derecho internacional no sólo versado en comercio sino ampliado para resolver de forma pacífica conflictos. Estos acuerdos o convenciones se podrían interpretar como un fundamento moral para respeto entre determinados pueblos, naciones o países entre sí. A pesar de ello nunca ha existido la aplicación de una moral internacional de universal sin importar la procedencia, condición, género, raza, religión etc.

Se podría decir que uno de los conatos más ambiciosos fue la creación de las Naciones Unidas (ONU) el 24 de octubre de 1945 (Carta Naciones Unidas). En la actualidad la ONU está compuesta por 193 estados que han ratificado la Carta fundacional contiene en sus Propósitos y principios cosas tan civilizadas como estas:

Artículo 1

Los propósitos de las Naciones Unidas son:

  • Mantener la paz y la seguridad internacionales, y con tal fin: tomar medidas colectivas eficaces para prevenir y eliminar amenazas a la paz, y para suprimir actos de agresión u otros quebrantamientos de la paz; y lograr por medios pacíficos, y de conformidad con los principios de la justicia y del derecho internacional, el ajuste o arreglo de controversias o situaciones internacionales susceptibles de conducir a quebrantamientos de la paz;
  • Fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos, y tomar otros medidas adecuadas para fortalecer la paz universal;
  • Realizar la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión; y …

Una de las iniciativas más ambiciosas de Naciones Unidas y que está más encaminada a servir de base de esta “moral internacional” es la Declaración Universal de los Derechos Humanos del 10 de diciembre de 1948. Todos los Estados miembros de la ONU están adheridos a la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En la que se incluyen cosas tan sensatas como estas.

Preambulo

Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana,

Considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad; y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias, Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión,

Artículo 1

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Artículo 3

Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Artículo 5

Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Artículo 7

Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.

El pasado diciembre se cumplieron 75 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Su implementación dista mucho de ser satisfactoria. Diariamente somos testigos de actos de barbarie algunos de ellos incluso avalados por algún o algunos de los miembros del consejo de seguridad que ya ni se esfuerzan en justificarlos mínimamente.

Por lo visto no todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos. El principal problema es que muchos “terrícolas” se creen por encima de los demás por su género, por su creencia religiosa, por su raza, por su linaje, por su poder económico, por su poder social o mediático… Hay millones de porqués que llevan individual o colectivamente a pensar que uno está por encima de los demás. Y que esa diferencia, esa verdad absoluta para ellos, les lleva deshumanizar a sus inferiores y poder servirse, disponer, explotar, marginar, odiar, vejar, maltratar, torturar e incluso matar. No existe justicia para los inferiores o no la misma que reclamarían para ellos mismos. No existen derechos o no los mismos que disfrutan para ellos mismos.

Que esto suceda puntualmente de forma individual en alguna sociedad puede ser.  Pero que en 2024 naciones, pueblos, sociedades enteras, culturas, mega-colectivos nieguen el derecho a la vida, a la libertad, a la seguridad de las personas y que perpetren genocidios como los que estamos viviendo, con la más absoluta impunidad, es del todo inaceptable porque son ultrajantes para la conciencia de la humanidad.

Mientras no se reconozca la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana habrá actos de agresión u otros quebrantamientos de la paz.

Por otro lado, la semana pasada se celebró otro 75 aniversario, el de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).  Actualmente la componen 32 países tras la reciente incorporación de Suecia este mismo año. La creencia o necesidad de los países de agruparse para preservar su integridad territorial sigue latente y con energías renovadas. En el paraguas de la OTAN, el big boss sigue siendo EE.UU. 75 años después conjuntamente con los EE.UU., sigue habiendo los mismos jefes mundiales, Rusia y China con mayor o menor suerte pero cada uno con su pandilla, sus amenazas y sus protegidos.

La senda de la Declaración de los Derechos Humanos parece que se abandona y se potencia la de la ley del más fuerte que siempre nos acompañó. Se dice que en general, a mayor edad mayor resistencia al cambio. Los tres grandes “capos” pasan de los 70 y todos tienen mandato renovado salvo uno cuya alternativa también pasa de 75. Así que a corto plazo no parece que se avecinen cambios. Veremos cuánto más quedará para reconstruir y volver al camino de los Derechos Humanos después de sus liderazgos.

2 comentarios en “Moral internacional

  1. Gracias por el artículo.
    Tan solo hacer hincapié en la disyuntiva a la que se enfrentan los manifestantes que están en contra del apoyo de Biden a Israel que no ha conseguido parar esté genocidio en Gaza, y que esos posibles votantes en las próximas elecciones en E.E.U..U.,tendrán que escoger entre votar o no votar a Biden o a Trump.
    Si votan a Biden,van en contra de sus reivindicaciones.
    Si no votan a Biden ,Trump les gobernará.
    De Guatemala a guatapeor.
    En fin,lo de siempre..

  2. Y si gobierna Trump, Netanyahu tendrá menos freno… Biden es como Sánchez: no está mal pero es que, además, la alternativa es tremendamente peor

Deja una respuesta