Para desvariar un poco. Héroes, mártires y víctimas

Arthur Mulligan

Los recientes conflictos bélicos de Ucrania y la franja de Gaza con sus crisis políticas asociadas han acentuado una tendencia ya presente en nuestras sociedades que puede describirse como un “sufro, luego existo”. Mientras el martirio es el sello de occidente en la figura de Cristo, el héroe es el equivalente laico en la figura del resistente en la Francia posterior a la liberación.

Este último es aquel que realiza algo que beneficia a los demás, en general a un número estimable de gente. El mártir, es aquel que voluntariamente da un paso al frente comprometiendo un testimonio de su creencia (con independencia de la valoración que podamos hacer de la misma). La víctima, en un sentido fuerte, es aquella que recibe un daño accidental, alguien que pasaba por allí en el peor momento, no por ser un ejemplo de antifascista, ni cualquiera de los ismos habituales y tampoco porque predique nada, como los mártires.

Tanto héroes como mártires pueden ser a su vez victimarios y su destino dependerá del éxito de las causas que patrocinan, pero sólo las víctimas descritas no alcanzarán la redención, una explicación histórica de su sacrificio personal a manos de sus verdugos aunque reciban el calor y el homenaje de sus familiares y amigos y el de las instituciones públicas basadas en la mejor tradición del derecho.

Los héroes duran cada vez menos y se dan de baja en algún momento de nuestra existencia; los trenes de los distintos ismos descarrilan también, pero la avidez de sentido no ha perdido fuerza. El cristianismo en especial ha entrado en una crisis tan profunda que no se observan medidas regeneradoras en sus iglesias para la magnitud del desastre.

Entonces a este y a otros hechos similares se une el nihilismo que resulta de un pesimismo histórico que abandera entre otros el movimiento woke para el que no hay redención posible para las masas de víctimas, una especie de apocalipsis sin revelación en un eterno devenir.

Hombres contra mujeres, blancos contra negros, una denuncia del amor, del sexo, del género; una burocratización mediante la intervención de mediadores en las relaciones humanas todas ellas bajo sospecha y sometidas a costosos ejercicios diplomáticos.

Todos, todas y todes presentando excusas por su comportamiento histórico, derrumbando estatuas, de hombres, de blancos, de colonos hasta el fin de los tiempos.

El mestizaje como ideal, la abolición de los colores, la declaración universal de la abolición de la utopía.

Parece mentira que se reúnan los Rectores y Rectoras de las Universidades Españolas para sostener un acto de impotencia y desequilibrado con el fin aparente de congraciarse con unos alumnos desquiciados que se apropian de términos como el de genocidio acríticamente en lugar de sustituir el antisemitismo rampante con una razonable tensión moral.

Se impone el ideal de una masa sin rostro, henchida de coraje, siempre disponible, con espíritu de sacrificio e intercambiable.

Es la inmensa imagen de las víctimas eternas, proteicas, desconocidas como las tumbas que honran los ejércitos de cualquier nación y modelan su pasividad.

3 comentarios en “Para desvariar un poco. Héroes, mártires y víctimas

  1. 1 – Impresionado de que no mencione a Pedro Sánchez por ningún lado. Im-pre-sio-na-do
    2 – Lo hace a propósito o le sale natural siempre jugar a la contra? Me parece perfectamente legítimo criticar lo que sea, también la decisión de las Universidades. Pero ni una palabra sobre lo de Gaza? Deslegitima el argumento, en mi opinión.

  2. Estoy de acuerdo con el comentario superior e igualmente sorprendido por lo mencionado en el punto 1, pero eso no quita que el tema tenga su fondo.

    Yo he visto países alzando la voz y aplicando las sanciones más gordas de la historia cuando la URSS, perdón, Rusia, invadió Ucrania. Una guerra por cierto de la que cada vez se habla menos y sobre la que convendría repasar argumentos y afirmaciones que nos sobrevolaban hace un par de años («Putin ya ha perdido», recuerdan?).

    El contraste en el ámbito internacional en una situación y la otra no resiste comparación alguna. El encarnizamiento sobre la población civil, aunque más discutiblemente, tampoco.

    Pero sí, desde la indignación por la situación hasta el mero postureo, hay un continuo de manifestaciones antiisraelíes (que no antisemitas) que dibujan tanto la impotencia como el acomodamiento que nos aplasta. Sin ir más lejos ayer se coló Ada Colau en la campaña catalana para prometer que Jessica Albiach se ocuparia de que el Govern de Catalunya rompiera relaciones con Israel: he aquí una expresión mas propia de un estado soberano que de un gobierno autonómico con un Parlament de fireta como el catalán y cuyos efectos políticos son cercanos a 0.

    Por suerte ya se acaba la peor campaña en aen años, signo inequívoco del declive de nuestro tiempo, y a partir del domingo a seguir como siempre.

  3. Dentro del artículo 6 del Estatuto de Roma se establece que, para que un acto sea calificado como genocidio se requiere que sea perpetrado con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso.

    Es evidente que Israel nunca ha pretendido tal cosa en esta crisis iniciada por Hamas contra pacíficos ciudadanos israelíes que celebraban una fiesta .
    Todos los periodistas que han observado las imágenes grabadas después de los ataques salvajes coinciden en su dureza y especial crueldad .
    Después secuestraron a decenas de hombres y mujeres .
    En Israel viven 1400.000 árabes , muchos de origen palestino.
    « Lo de Gaza » , como se refiere LBNL , es un acto de guerra provocado por una organización terrorista indiferente al sufrimiento de aquellos que dice defender , después de gastar ingentes recursos procedentes de la solidaridad internacional en crear un inframundo indiferenciable de la sociedad civil y sus estructuras básicas , un mundo camaleónico que no es nuevo , en el cual quedan ocluidos los niños para su sacrificio por su alto valor de propaganda, en la que todo vale , tanto como el prestigio que otorgan a la violación de las mujeres del enemigo y su eterna humillación.

    En esta ocasión se les ha ido la mano y el izquierdismo maniqueo occidental ha caído en la trampa , comenzando por un meditativo presidente que trasforma Moncloa en un huerto de Silos .

    Es imposible para Israel luchar con un bisturí que separe a los elementos civiles que conviven con los
    asesinos que atentan contra su población , a los que utilizan como escudos .

    Es también imposible faltar a su deber de garantizar que no vuelva a suceder algo así debilitando sus posiciones frente a un enemigo que le ha infligido el mayor golpe aislado desde el Holocausto ( algo por lo que deberá responder el Primer Ministro ) .

    Hamás no puede presentarse en ningún caso como un actor respetable en la construcción de un futuro para ese territorio dentro de un Estado Palestino.

    Ni los nazis alemanes ni Putin ni Stalin dudaron en sus bombardeos de Coventry , Kiev o Berlín ; tampoco los aliados en Tokio o Dresde.

    La tensión moral responsable debe procurar esforzarse por aprovechar los momentos de pacificación sin olvidar el contexto general. La Universidad como factor de progreso debe ayudar intelectualmente a establecer marcos de diálogo que ayuden a la comprensión del problema desde los principios racionales que han inspirado su creación y nunca desde condenas banderizas y estériles sumándose a un arbitraje sentimental simulando una fuerza de la que carece., como los hechos han demostrado.

Deja una respuesta