Nostalgia de transparencia

Arthur Mulligan

El 21 de Julio de 1969, la civilización occidental alcanzó el apogeo de la prosperidad y de la audacia humana. Los hombres andaban sobre la Luna y la imaginación desencadenó sucesivos sueños acerca de la conquista del espacio, colonizando planetas para, tal vez, habitar otras galaxias, hasta que en 1986 la explosión del Challenger nos despertó a todos, terminando de algún modo con la esperanza de un progreso perpetuo que junto al mito de la frontera constituían el corazón de esa civilización.

Contrariamente a lo que piensan los medios impresionistas, el momento que vivimos tiene menos que ver con la guerra civil que con la decadencia de una sociedad rica y pacífica, pero agotada, deprimida y orientada a explosiones de violencia nihilista, una sociedad «víctima de su propio éxito».

Desde Silicon Valley prometiendo rupturas tecnológicas asombrosas que cambiarían nuestras vidas animando el crecimiento económico, hemos entrado en una era de límites económicos estructurales: peso demográfico de una sociedad envejecida y menos productiva, exceso de deuda, agotamiento de los progresos en materia de educación, problemas medioambientales aunque es verdad que (Internet) ha sido una revolución espectacular pero esencialmente virtual, y los progresos numéricos han ocupado más nuestros cerebros que cambiado nuestras vidas, menos en cualquier caso que la electricidad, el vapor, el ferrocarril, el agua corriente, las vacunas y el átomo. Sigue leyendo

Segundones y Cataluña

Carlos Hidalgo

Imagino que si han leído un poco las noticias sabrán que el Banco Bilbao-Vizcaya/Argentaria, también conocido como BBVA, ha propuesto al Banco Sabadell una fusión amistosa primero y lanzado una OPA hostil después.

BBVA en su forma actual es el resultado de los intentos de José María Aznar de plantar una pica ideológica en todos los sectores estratégicos en España, lo que hizo a través de las privatizaciones de las empresas públicas. En el caso de la banca pública, conocida entonces como Argentaria, lo hizo poniendo al frente a su amigo Francisco González y encargándose de que los informes sobre su chiringuito financiero “FG Inversiones” desaparecieran. Hasta dos copias se perdieron en las tripas de Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y la tercera se quemó con las oficinas de Deloitte en el incendio del Edificio Windsor. Sigue leyendo

Un sitio donde caerse muerto

Carlos Hidalgo

Pedro Sánchez ha declarado repetidamente que esta legislatura estará dedicada a la vivienda. Unas declaraciones muy valientes (en la línea atrevida del Presidente del Gobierno) si tenemos en cuenta que el gobierno tiene una evidente debilidad parlamentaria y que las comunidades autónomas y ayuntamientos tienen mucho que decir en esa materia, pues muchas de las competencias que poseen están relacionadas con la política de vivienda.

Obviamente la vivienda sí que supone un problema, pues las familias o las personas solas que viven de alquiler gastan un porcentaje cada vez mayor en la renta y aquellas personas que tienen hipoteca o que desean contratar una se ven atadas de pies y manos por los altos precios y por unos tipos de interés que hoy en día siguen inexplicablemente altos. Sigue leyendo

Una vez más… la campaña de la renta

Juanjo Cáceres

Esta semana se inicia la campaña de la Declaración de Renta del ejercicio 2023, un impuesto que grava a casi la totalidad de ciudadanos que obtenemos alguna forma de renta, hagamos o no la declaración. Porque es verdad que cada vez hay más personas excluidas de la obligación de presentarla, pero salvo que sus rentas estén expresamente exentas o resulten muy bajas, ello no es debido a que no tributen, sino al hecho de que previamente ya se ha asegurado el Estado de cobrarles por la vía de las retenciones a cuenta del impuesto.

En efecto, una inmensa mayoría de personas pagamos la Renta. Asimismo, la totalidad de ciudadanos pagamos el IVA en nuestra vida diaria y luego hay algunos impuestos, como el de sucesiones y donaciones o el de patrimonio, cuya tributación ya no es tan frecuente. Ello en parte es debido a las exenciones de que se goza en algunas comunidades autónomas, pero también hay una razón más práctica: el que para tributar sobre ello, primero ha de existir alguien que te dé algo, que te haga heredar algo o al menos que tengas algo. Y esas condiciones ya se dan en muchos menos casos, porque no todos los mortales empezamos en la misma casilla de salida y además, mientras algunos recorren el tablero de la vida calzados con botas de siete leguas, a otros no les queda más remedio que caminar muy lentamente para a duras penas poder ir solventando sus necesidades más básicas. Sigue leyendo

Desigualdades criminales

David Rodríguez

El pasado mes de enero, la organización Intermón Oxfam publicaba un informe titulado “Desigualdad, S.A.”, en el que denuncia como una enorme concentración de poder empresarial y monopolístico está exacerbando la desigualdad en la economía mundial. La salida a la luz del documento coincidía con la cumbre anual de Davos, en la que se reúnen numerosos líderes empresariales y políticos para analizar los problemas más urgentes que afectan a nuestro mundo.

Las cifras que aparecen en el informe de Oxfam deberían ser de obligado conocimiento en todas las escuelas y universidades, y de apremiante difusión en todas las portadas de los medios de comunicación. Repasemos algunos de los datos más escalofriantes que nos proporciona este reporte, cuya integridad puede consultarse en el siguiente enlace: https://www.oxfam.org/es/informes/desigualdad-sa Sigue leyendo

El agua que nos deja

Juanjo Cáceres

A lo largo de las últimas semanas, los efectos de la sequía han puesto en alerta al conjunto de la ciudadanía catalana, pues no solo dos centenares de municipios han pasado a estado de alerta y las restricciones en el uso del agua van en aumento, sino que las condiciones de uso aguardan un mayor endurecimiento y se habla abiertamente de la posibilidad de que otras comunidades autónomas envíen barcos en auxilio de las maltrechas existencias catalanas.

No obstante, las dubitativas medidas implementadas por la Generalitat, la lentitud en aplicarlas o los debates que viven las instituciones sobre si autorizar o no el llenado de piscinas el próximo verano, no son más que el eco de una sociedad que nunca se ha tomado demasiado en serio las amenazas climáticas ni la gestión de los recursos esenciales.

Hay quien pensará que si en los relatos políticos el agua se considera un recurso esencial y se habla de ella como si fuera un tesoro, ¿qué modelo de gestión y de país existe detrás de todo ese discurso? De entrada, un modelo agropecuario de carácter intensivo, que ha hecho del regadío el modelo absolutamente hegemónico de producción y que no ha escatimado esfuerzos para presionar recursos de todo tipo mediante la producción masiva de cabezas de ganado que luego se distribuyen por el ancho mundo. Sigue leyendo

Permitirse vivir en el propio país

Carlos Hidalgo

Ayer El País sacó una encuesta en la que los españoles con empleo decían estar satisfechos con su trabajo, pero se consideraban, en general, mal pagados. España es uno de los países con más paro de la Unión Europea, pese a que llevamos años de crecimiento económico sostenido incluso pese a las peores previsiones. Pero algo falla porque ese crecimiento no se reparte y no hace que se genere empleo a ritmos parecidos a los de otros países.

Para todo, dependiendo de los economistas a los que preguntes, hay explicaciones muy diferentes. Una de ellas es la machacona falta de productividad de los españoles. Los datos macroeconómicos indican que un español produce menos que cualquier otro trabajador europeo trabajando más horas. Esto, que se suele decir y luego quedarse tan a gusto, puede deberse a diversos factores: uno de ellos es el excesivo número de horas extras impagadas en nuestro país, que altera los datos de productividad y falsea las tareas realizadas, así como su relación con las horas trabajadas. Tenemos a empresarios exigiendo (ilegalmente) horas gratis al trabajador y logrando un beneficio que, en la mayor parte de ocasiones, el empresario no declara. Pero puede deberse también a que las jornadas excesivas producen problemas de salud psicofísicos que se traducen en menor motivación, menor productividad y, en general, menor rendimiento en el trabajo. Así como el progresivo deterioro en la salud mental de los españoles, que avanzamos puestos en el consumo de psicofármacos y de diagnósticos de enfermedades mentales. Sigue leyendo

La factura eléctrica en España

David Rodriguez

En el año 2023 el gobierno español emprendió una serie de medidas para abaratar la factura de la electricidad, destacando la reducción del IVA y del Impuesto sobre la Electricidad. De esta manera, la cantidad media abonada por los hogares sometidos a la tarifa regulada por el Ministerio (PVPC) ha ascendido a poco más de 60 euros mensuales. Cabe destacar que se ha producido una reducción significativa respecto al año 2022, cuando el dato era de 105 euros mensuales.

La tarifa regulada que acabamos de comentar experimenta una variación en su procedimiento de cálculo a partir del primer día del año en curso. Debido a una reforma establecida por la Unión Europea, el precio de la factura pasará a ser más estable, ya que el precio no dependerá únicamente del mercado eléctrico diario, sino que también estará vinculado a una serie de elementos a más largo plazo que se actualizarán mensualmente. De este modo, la tarifa no sufrirá tantas oscilaciones como en el pasado más reciente, pero ello no significa que en conjunto vaya a ser mayor o menor. Sigue leyendo

Plataformas bajo lupa

Juanjo Cáceres

Una de las noticias más murmuradas en los últimos días de 2023 fue la entrada en vigor de la directiva europea 2021/515, que obliga, a partir de 2024, a que las plataformas electrónicas «de intercambio» informen de las operaciones que realizan los usuarios. Se incluyen entre ellas plataformas tan populares como eBay, Vinted, Wallapop o Airbnb. Dichas plataformas son utilizadas por miles de personas usuarias en nuestro país y lo que la directiva europea prevé es que deban informar a la Agencia Tributaria sobre todos aquellos usuarios que totalicen al menos 30 operaciones o actividades por un valor superior a 2000 euros, con el fin de que esos ingresos sean objeto de registro tributarios y sean tenidos en cuenta en las obligaciones fiscales de los países miembros.

Dichas novedades no han pasado desapercibidas en la comunidad de usuarios, muchos de los cuales han cuestionado la medida al considerar que buena parte de esas operaciones no responden a una actividad económica, ni a ningún afán de lucro, sino a la voluntad de recuperar parte de lo gastado en bienes que con el paso del tiempo ya no resultan útiles para sus propietarios. Pero también es verdad que además de esa persona que hace espacio en su casa y que disfruta poniendo a la venta objetos que ya no necesita, también se mueven en ese entorno otras personas cuyo afán de lucro en la forma de operar es más que evidente y cuyo volumen de operaciones dejan un testimonio claro de que se trata de una actividad regular de compraventa o alquiler. Sigue leyendo

Crypto-estampitas

Julio Embid

Ayer recibí un WhatsApp de un teléfono desconocido. Decía que: «Buenas tardes, aquí tenemos un trabajo online a tiempo parcial donde puedes ganar entre 100 y 500 euros al día. Si quieres un trabajo por favor respóndeme». Miré el teléfono y por su prefijo descubrí que era un teléfono de Iowa (EEUU). Yo que no conozco a nadie de Iowa, ni prácticamente a nadie que viva en Estados Unidos, empecé a sospechar. Después ví que el salario era bastante desproporcionado. Dudo que haya pocos no futbolistas, ni notarios, ni farmacéuticos en pandemia que ganen 500 euros al día por una jornada a tiempo parcial.

Evidentemente decidí contestar con el troleo y hacerme pasar por el capitán de un crucero de batalla estelar caótico en guerra aeroespacial contra los Ángeles Oscuros. Mi interlocutor no quiso continuar, ni ofrecerme más la oportunidad de ganar esos dineros, cuando yo lo que necesitaba eran misiles de vórtice y cañones de plasma. Sigue leyendo